Apúntate y recibe GRATIS el curso: Cómo mejorar la salud de tus pacientes desde la medicina natural
¡SÍ, LO QUIERO!
Blog - Institut IGEM

Artículos

Cómo saber si tu problema son las Cándidas

Los síntomas producidos por una infección por cándidas o candidiasis, varían mucho de una persona a otra, no sólo en la gravedad sino también en el conjunto de malestares que tiene cada persona, ya que un mismo individuo acostumbra a tener varios síntomas a la vez, y no es raro, que los afectados con el tiempo acaben desarrollando nuevos síntomas. 

La intensidad de los síntomas tampoco es siempre la misma, sino que variará en función de distintos factores como la dieta, el grado de estrés, el estado del sistema inmunitario y distintos factores medioambientales. 

Lo que sí es importante que tengas en cuenta, es que las cándidas se alojan principalmente en las mucosas y la piel, por tanto, el cómo nos afecte depende de donde se localicen. 

En este artículo verás que hay diferentes sintomatologías o patologías, todas ellas ligadas a la misma causa: el sobrecrecimiento de las cándidas. 

 

Cuando tus síntomas son digestivos

El foco principal de las cándidas es intestinal, por ello, podemos encontrar más problemas en el aparato digestivo. 

Tenemos 3 problemas principales:

1) Cuando afectan el equilibrio de la microbiota o flora intestinal, tanto del intestino delgado como del colon, anulan las cepas de bacterias amigas como los lactobacilos y las bifidobacterias,  provocando: 

Indigestión, flatulencias o meteorismo, abombamiento o hinchazón abdominal, malestar abdominal, irregularidad en las defecaciones (diarrea o estreñimiento), irritación y picores en el ano, molestias hemorroidales, mal aliento o náuseas. 

2) Cuando las cándidas se mantienen mucho tiempo en el colon favorecen: 

  • Fermentaciones y putrefacciones intestinales, con la consiguiente formación de muchos gases (meteorismo) y toxinas
  • Inflamación en el colon, que puede evolucionar a colon irritable, colitis ulcerosa y enfermedad de Crohn
  • Presión intraabdominal 
  • Gran abombamiento o hinchazón abdominal
  • Presión hacia arriba sobre el estómago

3) Cuando además hay un bloqueo del diafragma por estrés nervioso, puede producirse: hernia de hiato, reflujo esofágico y/o ardor epigástrico.

 

Otros síntomas que puedes tener

Como comentaba al principio las cándidas pueden desplazarse y crecer en las distintas mucosas del organismo, provocando inflamaciones e irritaciones que pueden producir los siguientes síntomas y trastornos: 

  • Si es en la mucosa de la boca pueden producir: aftas bucales muy dolorosas y estomatitis
  • Si es en la mucosa de la nariz y garganta pueden producir: sinusitis, rinitis, anginas, faringitis,  laringitis, carraspera, tosecita o afonía.
  • Si pasan a los oídos producen otitis y también pueden afectar la mucosa de los ojos, dando lugar a conjuntivitis.
  • Si se instauran en los pulmones, el individuo puede empezar con: expectoración, tos, bronquitis o asma alérgica, si se cronifica 
  • Si la mucosa afectada es la del tracto urinario y de la vagina, pueden aparecer molestias como: necesidad de orinar urgentemente y con más frecuencia, escozor al orinar (cistitis), flujo anormal y picores e irritación vaginal (vaginitis)
  • Si se instauran en la piel aparecen trastornos como: picores generalizados, eczema, acné, urticaria, psoriasis, pie de atleta, infección por hongos en la piel u hongos en las uñas (paroniquia).

 

Las toxinas de las Cándidas

Pero otro hecho muy importante a considerar de las infecciones crónicas de cándidas, son los metabolitos o toxinas que producen mientras se encuentran en un lugar.  

Cuando las cándidas anidan y crecen sobre todo en la mucosa del tubo digestivo y se mantienen allí mucho tiempo, producen sustancias tóxicas que impregnan la mucosa intestinal, la hiperpermeabilizan, la atraviesan y a través de la vena porta llegan al hígado, que si trabaja en condiciones normales las metabolizará y se eliminarán por los órganos emuntorios (pulmones, riñones, piel e intestino).

Pero si el hígado funciona de forma deficiente, no las podrá eliminar, volverán a pasar a la sangre y se extenderán por todo el organismo, dando lugar a distintos síntomas y trastornos en función de los órganos y tejidos donde se depositen. 


Si quieres conocer en mayor profundidad todos los efectos de las cándidas y cómo solucionar sus síntomas con un tratamiento totalmente natural y efectivo, accede a mi curso online “Pon a raya tus cándidas intestinales. ¡Clica aquí para conocer todos los detalles!

 

Consigue consejos semanales para vivir la salud naturalmente

Inscríbete y únete a la comunidad de IGEM

Descarga el curso GRATUITO ahora

Cómo mejorar la salud de tus pacientes desde la medicina natural

Una guía en la que te compartimos los 4 factores terapéuticos más importantes para abordar las enfermedades con medicina natural a partir de nuestra experiencia de 25 años en consulta. Ponlo en práctica con tus pacientes o a nivel personal.

Cómo saber si tu problema son las Cándidas | Contenidos relacionados

Configuración de Cookies