Apúntate y recibe GRATIS el curso: Cómo mejorar la salud de tus pacientes desde la medicina natural
¡SÍ, LO QUIERO!
Blog - Institut IGEM

Casos clínicos

La dieta equilibrada y bronquitis asmática

Historia clínica

Niño de 4 años que sufría crisis de bronquitis asmática muy intensas cada 3-4 semanas, que requerían internamiento hospitalario con tratamiento medicamentoso y con oxígeno. Los pródromos de las crisis de bronquitis eran crisis de estornudos. Le habían diagnosticado asma por alergia a los ácaros. Seguía una dieta horrible: ensaimada, pan con mantequilla, pollo con arroz o patatas, bistec con patatas fritas, huevo frito, arroz con carne, mucha leche de vaca y coca-cola.

Test con Kinesiología Holística

El test indicaba inflamación de la mucosa bronquial y de la faringe; desequilibrio de la flora intestinal; toxinas de oxiuros en la mucosa intestinal; un sistema de defensas débil; y, una intolerancia alimentaria (lácteos de vaca y azúcar blanco). También estaba afectado por una geopatía por una corriente de agua subterránea en la cama.

Tratamiento recomendado

Siguió durante 8 meses un tratamiento a base de un cambio importante de dieta sin leche de vaca, azúcar blanco, cereales refinados, fritos, chocolate, ensaimada, galletas y coca-cola, además de tomar probióticos, levadura de cerveza viva, propóleo, harpagofito, vitamina C y verde de cebada, junto con una sesión de reflexología podal cada semana en la consulta y su padre también se la hacía varios días a la semana. Una vez curado, nunca más ha sufrido ningún síntoma alérgico respiratorio. Transcurridos 19 años su padre vino a la consulta y me comentó que está totalmente curado de los problemas bronquiales, ya que al jugar a fútbol no tose ni le falta el aire desde hace años.

Con un tratamiento inicial fue a base de extractos de propóleo, harpagofito y ajo, y reflexología podal mejoró muchísimo, y al cambiarse de habitación, porque donde dormía había una geopatía, mejoró casi del todo.

Evolución y seguimiento

Para conseguir la curación fue importante realizar una dieta equilibrada, incorporando zumo de zanahoria, fruta entera o en zumo, patatas hervidas en lugar de fritas, huevos duros en lugar de fritos, arroz integral y yogur de soja.

Conclusiones

A partir de este caso, para mí la bronquitis asmática se puede curar. Para ello siempre hay que valorar un desequilibrio de la flora intestinal y tratarla en el caso de que esté desequilibrada. En otros casos uno de los motivos de su mantenimiento y aparición de nuevas crisis es que la persona tiene intolerancia alimentaria, sobre todo a los lácteos de vaca, trigo y azúcares.

Al tratar a este niño descubrimos que el harpagofito además de ser un antiinflamatorio articular es antiinflamatorio y antiinfeccioso de las mucosas, o sea, es útil, en función de cada persona, para matar virus, bacterias, hongos y parásitos tanto de la mucosa intestinal, como respiratoria, urinaria, genital y la piel. En historias clínicas posteriores lo he ido corroborando.

Consigue consejos semanales para vivir la salud naturalmente

Inscríbete y únete a la comunidad de IGEM

Descarga el curso GRATUITO ahora

Cómo mejorar la salud de tus pacientes desde la medicina natural

Una guía en la que te compartimos los 4 factores terapéuticos más importantes para abordar las enfermedades con medicina natural a partir de nuestra experiencia de 25 años en consulta. Ponlo en práctica con tus pacientes o a nivel personal.

La dieta equilibrada y bronquitis asmática | Contenidos relacionados

Configuración de Cookies


Cerrar Mas información