Apúntate y recibe GRATIS el curso: Cómo mejorar la salud de tus pacientes desde la medicina natural
¡SÍ, LO QUIERO!
Blog - Institut IGEM

Artículos

¿Sabes que tus emociones hablan?

Las emociones son naturales en el ser humano. Permiten la acción y son necesarias para conectar con uno mismo y saber qué queremos, necesitamos y deseamos. Si analizamos el mensaje que hay detrás de cada una de nuestras emociones, las podemos ver como una brújula. El miedo nos indica que debemos ir con cuidado, la tristeza que nos importa lo que estamos viviendo, la culpa que moldeemos nuestra manera de hacerlo, la rabia que necesitamos tomar distancia de lo ocurrido o bien el amor que debemos mantener, y fomentar el hecho.  

Por ejemplo, podemos pensar qué nos indica el miedo en el momento que estamos paseando por el campo y aparece un animal para atacarnos. El miedo se activa para protegernos, para tener cuidado y para accionar, podemos correr o luchar, pues si nos quedamos allí sin hacer nada, puede que nos lastimen. Por esto, estar atentos y ver que nos está indicando una emoción, es primordial para mantenernos y sentirnos vivos. Nos permite saber qué sentimos y decidir lo que queremos hacer a raíz de lo que nos indica esta emoción. Las emociones son, al fin y al cabo, información de tu organismo que te permite vivir. 

 

Qué pasa cuando intervienen otros factores

Somos seres que no solo sentimos “emociones puras” sino que tenemos creencias, pensamientos y actitudes vitales que hacen que nuestras emociones estén un poco distorsionadas y no sean señales claras de nuestro cuerpo para guiarnos. 

Las creencias limitantes son los pensamientos que pueden hacer que una emoción nos paralice y no nos deje avanzar. El mecanismo de esta creencia hará que nos quedemos con esta emoción bloqueada, sin dejarla fluir ni transitar por ella. 

Por ejemplo, si sentimos miedo puede ser que este miedo no nos indique que tenemos que evitar algo, sino que es posible que sea afín a nuestra creencia: “nunca voy a conseguir lo que quiero”. Como vemos en este caso, delante de un nuevo proyecto, puede ser que el miedo provenga de nuestra creencia y no sea “puro miedo”. En consecuencia, tu cuerpo reaccionará bloqueándose, te impedirá luchar por lo que quieres y te paralizará. Ese miedo no está para “protegerte” de un peligro, está para cerciorarse que esa creencia sobre tí continúe siendo cierta, impidiéndote avanzar y conseguir lo que quieres. 

 

Transitar tus emociones

El primer paso para poder transitar tus emociones, es reconocerlas y sentirlas. A partir de allí, podremos darnos cuenta de dónde vienen, si son “emociones puras” o bien, si vienen desde algún mecanismo como una creencia, pensamiento o actitud.  Cuando ahondamos en la emoción y la dejamos sentir a través del cuerpo, respirando y conectando, descubrimos qué hay detrás. 

Cuando identificamos la emoción, lo primero será transitarla, es decir, aceptarla, abrazarla y sentirla. Y seguidamente, veremos cómo la emoción se va diluyendo y la podremos dejar ir. Si no es una “emoción pura”, allí es donde aparecerá lo que hay detrás: creencias o pensamientos que la bloquean. 

A posteriori, después de transitar la emoción, puedes con una mirada retrospectiva, hacer lo que llamamos en psicología: un proceso de crecimiento personal. Puedes analizar qué ha pasado, para conocer qué mensaje ha venido a darte esta emoción, cambiar si deseas algo diferente en tu vida o mantener lo que te sirva. Pero sobretodo, embarcarte en un proceso de crecimiento personal es conocer qué emociones son las que son más recurrentes en ti, para así llegar a conocerte mejor. 

Si vives tus emociones, te darás cuenta de cómo vas cambiando. El camino del autoconocimiento, es caminar con conciencia y con la idea clara de que nunca serás la misma persona después de transitar tus emociones. Las emociones son cambios, son movimiento.   

Consigue consejos semanales para vivir la salud naturalmente

Inscríbete y únete a la comunidad de IGEM

Descarga el curso GRATUITO ahora

Cómo mejorar la salud de tus pacientes desde la medicina natural

Una guía en la que te compartimos los 4 factores terapéuticos más importantes para abordar las enfermedades con medicina natural a partir de nuestra experiencia de 25 años en consulta. Ponlo en práctica con tus pacientes o a nivel personal.

¿Sabes que tus emociones hablan? | Contenidos relacionados

Configuración de Cookies