Rhodiola rosea

Por Àngel Garcia, naturópata y kinesiólogo holístico

Es una planta con una flor amarilla, y con un agradable aroma a rosas. Su hábitat son las regiones frías del mundo. Crece en lugares inhóspitos, donde la vida no es fácil, y a mucha altitud.

En Rusia está muy bien considerada y fue un secreto del ejército ruso durante el régimen soviético. La rodiola tiene una historia milenaria, los emperadores de China ordenaban expediciones para ir a buscar lo que llamaban la raíz dorada o raíz ártica, la consideraban una fuente de bienestar y de potenciación sexual. El uso de esta planta está documentada en los más antiguos textos de medicina China, donde se utilizaba para todo tipo de enfermedades.
En la antigua Grecia ya era conocida, y Dioscórides la menciona en su obra de Materia Médica 77 AC.

Se ha demostrado que es una planta maravillosa, beneficiosa para el Sistema Nervioso Central, aumenta la resistencia a las enfermedades y al envejecimiento.

Sus principios activos estimulan el transporte de los precursores de la serotonina (triptófano y 5 HTP) y reducen o inhiben la enzima que degrada los neurotransmisores (hormonas del sistema nervioso) que mejoran el estado anímico.
Posee otros principios activos antioxidantes que le dan propiedades restauradoras y rejuvenecedoras, dan protección frente al estrés y la contaminación.

Pero sin lugar a dudas su reconocimiento viene dado por su condición de planta adaptógena, calificativo que se le da a ciertas planta por incrementar la capacidad del cuerpo a adaptarse al estrés fortaleciendo el sistema inmunológico, nervioso y glandular. Por lo tanto ayuda frente a la tensión emocional y al esfuerzo físico, disminuye la fatiga mental.

Estudios científicos han demostrado su eficacia en:

  • Ansiedad y depresión.
  • Mejora la memoria y concentración.
  • Aumenta el rendimiento físico.
  • Mejora el balance hormonal.
  • Mejora la respuesta sexual.
  • Protege contra el cáncer y enfermedades cardiacas.
  • Retarda el envejecimiento.

En un estudio controlado que se llevo a cabo en el hospital de Georgia, en el que participaron 130 personas con sobrepeso, las personas que utilizaron la Rodiola perdieron un promedio de 20 libras de peso, mientras que el grupo control que utilizaba placebo sólo rebajo 7 libras en el mismo periodo.

La Rodiola tiene la capacidad de activar la lipasa enzima que el cuerpo necesita para romper las grasas acumuladas. Su consumo aumenta la eliminación de grasas en un 9%. No obstante los estudios reflejaron que cuando se combina con ejercicio moderado la eliminación de grasas aumentó en un increíble 72%.
Varios psiquiatras americanos la han empezado a utilizar para tratar la depresión, observando que no produce efectos secundarios.

A continuación os contamos una receta donde poder utilizar esta planta: una tisana para lidiar con situaciones estresantes (fuente: revista cuerpomente). Esta tisana adaptógena combina la rodiola con plantas de efecto estimulante que refuerzan su acción frente al estrés. Como fórmula antiestrés, se mezcla rodiola con ajedrea, romero y, sobre todo, eleuterococo o ginseng siberiano. Basta una cucharada sopera rasa de la mezcla por un cuarto de litro de agua. Se hierve tres minutos y se deja reposar otros diez. Se cuela y, si se quiere endulzar, se le añade, por ejemplo, miel de romero.

¡A disfrutarla!