Blog - Institut IGEM

Artículos

Combate el estrés con la rhodiola

El estrés crónico es una de las patologías más características de nuestra sociedad, ya que el estilo de vida contemporáneo exige una activación constante de nuestro sistema nervioso simpático y el eje hormonal adrenal. Es por ello que podemos sufrir de “agotamiento adrenal” después de una época o episodio de estrés sostenido, experimentando cansancio sin motivo a la vez nerviosismo y/o ansiedad, dificultad para dormir y con facilidad caer enfermos. La rhodiola es una planta ideal como soporte adrenal y para “aguantar” el estrés crónico, eso sí, conviene tratar el estrés desde todas sus vertientes para no poner un parche. 

La rhodiola tiene las siguientes propiedades: 

  • Adaptógena: se denomina planta adaptógena a aquellas que tienen la propiedad de mejorar la resistencia ante el estrés. El estrés es una respuesta de lucha o huida de nuestro organismo que genera la segregación de las hormonas adrenalina, noradrenalina y cortisol para poder hacer frente a esta demanda. El perfil fisiológico que adopta nuestro organismo cuando nuestro cuerpo desata esta respuesta, está diseñado para un corto período de tiempo, por lo que provoca efectos indeseables cuando esta respuesta se perpetúa. La Rodhiola nos permite regular la acción de las suprarrenales en situaciones de alta demanda y recuperar estas glándulas cuando ya han llegado a una situación de agotamiento. 
  • Tónica/antidepresiva: las suprarrenales agotadas tienen menos capacidad de segregar sus hormonas que en pequeñas cantidades nos dan energía, vitalidad y motivación. Un síntoma clásico de la fatiga adrenal es el cansancio y también el nerviosismo y la ansiedad. La rodhiola, tonificando las suprarrenales, permite regular la noradrenalina y nos permite equilibrar nuestro sistema nervioso y nuestros niveles de energía.
  • Antiinflamatoria: uno de los efectos indeseados del estrés sostenido, es un balance proinflamatario de nuestro organismo. El sistema inmunitario adopta esta estrategia rápida pero inespecífica, para hacer frente a situaciones de máxima demanda. Esta respuesta sostenida puede crear muchos problemas de salud como dolor e incluso cáncer, por lo que es importante regular (que no solo estimular) el sistema inmunitario, y la rodhiola es una ayuda eficaz para ello.
  • Hipoglucemiante/hipolipemiante: con estrés nuestro organismo también impulsa la circulación de glucosa y lípidos por nuestro riego sanguíneo para qué en ningún momento nos quedemos sin energía. La rhodiola y el descenso del estrés pueden ayudar a restablecer este equilibrio y evitar favorece otras patologías como la diabetes. 

¡Así que pon la rodhiola en tu botiquín si estás en un período de estrés! 

Esperamos que te haya gustado el artículo y te resulte interesante.


¿Quieres saber más sobre las plantas medicinales?

Apúntate a nuestro curso que empieza en octubre del 2019. Aquí tienes el enlace.

Suscripción al blog

Combate el estrés con la rhodiola | Contenidos relacionados