Blog - Institut IGEM

Artículos

Wild rose: la flor de la apatía

Lunes 3 de septiembre, suena el despertador y sólo tienes pensamientos de pereza, de lamento, te vienen recuerdos de lo bien que lo pasaste este agosto, de las cosas que has hecho y una sensación inmensa de nostalgia y tristeza. Si pudieras cogerías la cápsula del tiempo y viajarías hacía esos momentos y te quedarías en esa playa tan bonita en la que estuviste este verano, sintiéndote tan a gusto y despreocupada….

Vuelve a sonar el despertador, y aun estás en la cama y vuelven los pensamientos de aburrimiento, de desprecio hacía el trabajo, el jefe y los compañeros. Piensas en el taper, en las pocas ganas de hacértelo. También empiezas a pensar en la ducha y la poca fuerza que tienes para levantarte y ducharte.

Y así pasas el día, sin ganas, sin motivación, sin ilusión. Pareces un “resignado andante”. Y no es que estés triste ni que estés melancólico, es que el presente no te importa ni tienes una pizca de ilusión, sólo te resignas a vivirlo. Y si, van pasando los días, y las sensaciones no cambian ni mejoran; sino que empeoran y cada vez te sientes más apático y resignado, sin ganas de luchar por ti y por tu vida.

¿Te identificas con esta situación? ¿Te cuesta mucho empezar la rutina y te sientes apática, sin ganas ni motivación por la vuelta a la rutina? Si es así, te aconsejo que pruebes la flor de Bach: Wild Rose. Esta flor te ayudará a restablecer la ilusión y las ganas de vivir el presente. Será como una luz dentro de ti que crece y te hace conectar con tus objetivos. Wild Rose, rosa canica en latín y rosa silvestre en castellano. Es una esencia floral extraída de un arbusto perenne con ramas arqueadas que trepa alcanzando los 4 metros de altura. Las flores tienen cinco pétalos en forma de corazón.

Wild rose es para personas que sin razón aparente se resignan a todo lo que les pasa, y se deslizan por la vida tomándola como viene, sin hacer el menor esfuerzo para mejorar las cosas y encontrar un poco de felicidad. Han abandonado la lucha por la vida sin quejas. Nada los estimula.

Se sienten resignados, apáticos, abandonados, indiferentes, negativos. Hagan lo que hagan o vivan lo que vivan, no tienen ilusión. Han tirado la toalla. Están dispuestos a no tomar parte en nada. No sienten motivación para estar mejor. Han dejado de luchar por resignación.

Son personas con caras inexpresivas, su voz es monótona. Viven vegetando, cansados. Pueden perder el interés en alimentarse. Es el enfermo del televisor. Para personas que han perdido su capacidad de inventiva, de juego, de alegría ya que carecen de vitalidad, esfuerzo e iniciativa.

Este comportamiento negativo, puede venir de una enfermedad crónica, de un trabajo aburrido, de una vida en pareja que ya no aporta novedad o de que  lo que uno hace en su día a día, ya ni estimula, ni agrada o no es realmente su vocación.

 

Una frase típica de un estado Wild Rose es: Para que buscar otro tipo de trabajo más interesante, si con el que tengo estoy completamente cubierto”.

 

Si por circunstancias de la vida estás en este estado, te animo a probar esta flor de Bach. Te ayudará a hallar un nuevo interés en la vida, encontrarás las ganas de vivir y la capacidad de goce, motivación y entusiasmo en tu vida.

Suscripción al blog

Wild rose: la flor de la apatía | Contenidos relacionados