Como cada año, este mes hemos celebrado la asamblea anual de Khaip (Associació de Kinesiología Holística Internacional Professional). Como siempre, esperamos este encuentro con muchas ganas ya que es una manera de compartir entre nosotros nuestras experiencias como kinesiólogos y terapeutas. Es una profesión que debido al volumen de trabajo, a veces se vuelve individualista y encuentros como éste hacen sentirte acompañado y apoyado.

Por la mañana, la Dra. Rosa Junyent, expresidenta de KHAIP, nos hizo un repaso del seminario del test de los índex que impartió la Dra. Margot Van Assche hace tres años. Repasó cómo realizar el test y tratamiento; y explicó su experiencia con sus pacientes. Este test es muy interesante ya que podemos saber la toxicidad del cuerpo, tanto a nivel celular, como intracelular y la comunicación entre las células. Muy importante realizarlo en pacientes con patologías crónicas y autoinmunes. Seguidamente, practicamos entre nosotros que es otro beneficio de este encuentro, ya que es una manera de cuidarnos y mimarnos. 


Antes de acabar la mañana, fuimos a visitar el Parc de les Olors de Cal Vilanova, nos hicieron una visita guiada y una explicación de las plantas medicinales y curativas, sus propiedades y beneficios; seguidamente, los más valientes hicimos el camino terapéutico, ya que se tiene que hacer descalzo y gracias a él conseguimos entrar en calor. Y por último, realizamos con nuestras propias manos un recuerdo llevar a casa, un saco de lavanda para dar olor.

Ya con hambre, comimos la deliciosa comida de Cal Vilanova.

     

Por la tarde, empezamos la asamblea. Hicimos una valoración de las actividades realizadas durante el último año, y nos sentimos satisfechos del trabajo conseguido. Programamos las actividades para el próximo año y decidimos organizar unos seminarios de reciclaje para obtener el título oficial de Kinesiología Holística – Physioenergetik impartidos por la escuela IGEM.

Además, IGEM este año celebramos los 25 años y tenemos previsto realizar un congreso de Kinesiología Holística en noviembre, hemos invitado a los profesores de la escuela de Viena a participar. Pronto saldrá más información sobre este tema. Por último, entregamos los diplomas de los seminarios realizados con Raphael Van Assche de todos estos años.

Nos despedimos con la sensación de satisfacción y alegría además de mucha energía para vivir este año intenso que nos espera.

 

Hemos entrevistado a Lali Masip, estudiante en IGEM, y nos cuenta cómo fue su experiencia estudiando Fitoterapia.

 

 ¿Por qué decidiste estudiar Fitoterapia?

Decidí hacer la asignatura de fitoterapia porque el mundo de las plantas siempre me ha gustado, desde que era muy pequeña había visto plantas por casa (mi abuela las utilizaba a menudo), y tenía inquietud por saber más cosas sobre ellas.

 

¿Por qué te decidiste a estudiarlo en  IGEM?

Hace mucho tiempo que soy paciente del Dr. Guxens, y viniendo a la consulta descubrí los cursos que hacían. Aproveché una época que no trabajaba para hacer alguno, entre ellos fitoterapia.

Actualmente estoy trabajando y sigo estudiando en IGEM. Es un mundo que me apasiona.

 

 

¿Qué es lo que más te gustó de la asignatura?

Principalmente el conocimiento y la manera de explicar del profesor, sólo atendiendo en clase ya aprendes mucho.

Otra cosa que me gustó fue conocer más a fondo esas plantas que tenemos tan cercanas y de las que no conocemos lo suficiente sus propiedades, hay muchas plantas desconocidas que tienen propiedades infinitas.

 

¿Has podido aplicar los conocimientos aprendidos a tu profesión?

Mi profesión no tiene nada que ver con este mundo.

He sacado mucho provecho y conocimiento para poder aplicarlo en mi vida diaria. Ahora utilizo las plantas con mucha frecuencia.

 

¿Qué ha cambiado en tu vida después de adquirir los conocimientos de esta asignatura?

De hecho, hay alguna especie con propiedades buenísimas que hasta ahora era desconocida para mí, y que desde que he realizado el curso la utilizo con normalidad en muchas ocasiones.

A nivel de infusiones se me ha abierto un abanico enorme de posibilidades, utilizo muchas más plantas que antes.

Y en referencia a los medicamentos, yo no era muy amante de tomarlos pero ahora todavía menos, siempre intento buscar alternativas en alguna planta.

 

   

 

Aprovechamos para recordaros que en breve empieza un nuevo curso de fitoterapia, para más información puedes contactar con nosotros por mail (Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla. ) o por teléfono (93.221.13.47)

 

 

 

 

En las siguientes líneas conoceremos más profundamente a Nàdia Guxens, directora y profesora de la escuela.
 
 
 
• ¿Cómo te presentarías a ti misma?
 
Soy Nàdia Guxens, psicóloga humanista y kinesióloga holística. Trabajo como terapeuta emocional en el centro Guxens, centro de medicina integrativa formado por un grupo multidisciplinar de profesionales que se dedican a promover la salud de manera natural.
Además, soy la directora y profesora de IGEM. Imparto las clases de Kinesiología Holística y Flores de Bach.
Soy una persona muy activa, que siempre busca sentirse satisfecha con lo que hace. Uno de mis dichos es que si vas a hacer algo lo hagas para disfrutar, de lo contrario no hace falta que lo hagas.
 
 
• ¿Cómo es el día a día en tu vida?
 
Mi día a día está repartido entre el ritmo de vida de una gran ciudad como es Barcelona, y la paz y tranquilidad de un pueblo muy pequeño. Hace unos años que la escuela realiza cursos de fin de semana en Sant Marçal, (pueblo del Penedés), y por casualidades de la vida, si existen, conocí allí a mi pareja. Ara vivo entre estos dos sitios, que me permiten nutrirme del estrés barcelonés y de las cosas buenas de estar desconectada como por ejemplo pasear y respirar aire puro, tener tiempo para mí, preparar los cursos y artículos a otro ritmo.
 
 
• ¿En qué momento de tu vida empezaste a interesarte por las terapias naturales?
 
Yo nací entre terapias naturales. He tenido la suerte de tener unos padres, los dos médicos naturistas que me han educado en medicina natural. Para mí, es normal comer la fruta antes de las comidas, no beber agua entre estas, si tengo alguna dolencia o problema tomarme cosas naturales, cuando duermo en un sitio desconocido mirar primero si hay alguna geopatía, no beber leche de vaca, tomarme Flores de Bach cuando me pasa algo, y un gran etcétera. Muchas cosas que para mí son normales y que no me doy cuenta de que lo “normal” es otra cosa hasta que me relaciono con otras personas
 
 
• Explícanos alguna experiencia divertida o curiosa que hayas vivido como profesora.
 
Estaba explicando cómo cargar de energía el Vaso Concepción, un meridiano principal de acupuntura que empieza en el pubis y acaba debajo de la boca. Se carga de energía pasando la mano a uno o dos centímetros de la piel repetidamente desde abajo hacia arriba. Yo estaba mostrando este movimiento,  hasta que uno de los alumnos me dijo: “¿También tenemos que hacer el beso final?”. Y en ese momento me dí cuenta que cuando mi mano pasaba por la boca le daba un beso como acto reflejo. Nos reímos mucho.
Me olvidé de la anécdota, hasta que el siguiente día que me encontré a tres de los alumnos que habían hecho ese curso y me saludaron haciendo ese movimiento. De hecho, ahora ya es nuestro saludo, y estamos pensado de proponerlo como ¡¡"el saludo de los kinesiólogos”!!
 
 
• ¿Qué es lo que más te gusta de tus alumnos?
 
Me encanta ver su cara de pasión cuando explico algo, las preguntas interesantes, las ganas de aprender, que me expliquen su práctica y los cambios que van haciendo en su día a día incorporando los nuevos conocimientos adquiridos. Que la medicina natural pase de ser su estudio a ser su vida.
 
 
• ¿Qué es lo que más te gusta de dar clase?
 
Me encanta la parte emocional. En Kinesiología Holística siempre miramos cuál de los 4 campos está desequilibrado a la hora de tratar algún problema: tenemos el campo energético, emocional, químico y estructural. Y confieso que me sale una sonrisa cada vez que tenemos que tratar el campo emocional.
Relacionado con la parte emocional, es muy gratificante explicar anécdotas de pacientes, cómo hablar con ellos, cómo hacerlos conectar con sus emocionesl, qué tratamientos existen, etc. Todo este mundo tan poco tangible y tan profundo...