Ha llegado julio y con él, el fin de curso y ayer lo celebramos con algunos alumnos de Kinesiología Holística y Naturopatía.

Primero les hicimos hacer un juego a los participantes para romper el hielo y reír. Nos maravilló lo bien que lo hicieron. Posteriormente vino la entrega de diplomas. Como siempre estamos muy agradecidos a los alumnos, porque sin ellos, IGEM no existiría. Estamos agradecidos de que escogieran esta escuela y de ver su pasión por la Medicina Natural, pasión que compartimos. Damos importancia a la continuidad de sus estudios fomentando la formación continuada, adquiriendo la Medicina Natural como filosofía de vida propia como de su entorno, y ayudando a sus pacientes.

Entregamos los títulos de Reflexoterapia Podal, Kinesiología Holística y Naturopatía, conseguidos con mucho entusiasmo y constancia. Y animamos a los alumnos que les falten algún examen o trabajo a que los acaben. ¡Muy buen trabajo a todos! Cerramos la tarde con un pequeño pica-pica con patés y tortitas acompañados de zumos ecológicos de diferentes sabores; abriéndonos el apetito para la cena. 

 

Al finalizar la velada, algunos alumnos se quedaron para entregarnos un regalo, un escrito hablando de su experiencia con las flores de Bach. Nos emocionó mucho y nos han dado permiso para compartirlo.

 Como escuela, sólo nos queda decir: ¡Muchas gracias por compartir este año con nosotros, ha sido un placer!

 

Las flores de Bach me han cambiado

 (Por alumnos de Igem)

 

Montserrat:

"Las flores son el vivir de la tierra” (Ralph Waldo Emerson)

Teniendo en cuenta que las Flores de Bach son vibracionales, sutiles, no nos pueden perjudicar con efectos secundarios negativos, ni crean hábitos ni adicciones. Las probé no hace mucho, al principio no notaba nada, pero en mi entorno sí que veía los cambios. Estaba más tranquila, relajada…

Ahora empiezo a sintonizar y experimentar. Me gustan mucho. A parte de tomarlas vía oral, algunos días hago preparados para experimentar, añadidas al agua vaporizo el ambiente o a mí misma. Las añado a un vaso de agua sobre el radiador para que se evaporen en el entorno. Cuando tengo alguna parte del cuerpo dolorida las añado a la crema corporal y me hago masaje. En fin, ¡es el principio de una gran amistad!    

Gemma:

Para mí han sido y son la mejor manera de tomar consciencia de las emociones que dificultan mi día a día. Muchas veces no nos damos cuenta de hasta que punto nos pueden condicionar nuestras emociones. Conocerlas y saber por qué aparecen, ayuda a entender muchas cosas de uno mismo, así que podría decir que son una herramienta muy útil de autoconocimiento y a la vez de crecimiento personal.

Rosa:

Gorse y Vine, al tomar estas flores de Bach me he sentido mucho más tranquila. El sentimiento de tristeza que a veces aparecía de repente, ha desaparecido. Siento que todo va mejor y tengo momentos de alegría que me sorprenden a mí misma.

No soy tan exigente conmigo ni con los demás, así es como lo siento, me permito errores y se los permito a los demás y... ¡es genial! No todo tiene que ser perfecto para ser feliz.

Jordi:

Tengo que decir que cuando las estuve tomando durante unos meses no fui consciente de ningún cambio. Después de 3 años conocí a Nàdia (profesora de Flores de Bach y directora de IGEM) y me las volvió a testar con kinesiología. Me dio una hoja dónde salían todas las flores y estaban marcadas las que me tenía que tomar, como Wild Oat.

Después de tiempo estancado en mi vida, el tomarme las flores y el tener consciencia de cuáles me estaba tomando y porqué, mi mente dio un vuelco y de golpe lo vi todo claro. Tuve la valentía de hacer cambios vitales en mi vida.

Desde entonces creo que las flores son una gran ayuda emocional, y en determinadas etapas de nuestra vida pueden convertirse en nuestras mejores aliadas para abrir los ojos y encarar con coraje todos los aspectos que quieres cambiar pero que no te atreves.

  

Seguimos con las entrevistas a los congresistas del 1r congreso de Kinesiología Holística en Barcelona. Hoy tenemos el placer de entrevistar a la co-directora de la “International Academy of Physioenergetik” de Viena, y mujer de Raphael Van Assche, Margot Van Assche. Es una mujer de espíritu inquieto, siempre le ha gustado hacer y descubrir muchas cosas diferentes. Al finalizar el instituto empezó a estudiar al mismo tiempo medicina, cerámica y psicología. Sin embargo, aunque no le fue posible acabarlo todo, se licenció en Medicina y se especializó en Medicina Natural. Aunque sigue interesada y activa en estos otros campos. A día de hoy le gusta enseñar Kinesiología Holística, cocinar, inventar nuevas recetas, escribir y viajar con su marido.

¿Cómo conociste la KH? ¿Conociste primero a Raphael o a la KH?

Les conocí a los dos al mismo tiempo, Raphael vino a Viena a impartir un seminario, y por casualidad, ¡Yo estaba en el seminario!

De hecho, un muy buen amigo mío me recomendó el seminario y me dijo que sería muy interesante para mí. Yo en ese momento, trabajaba en mi clínica con electroacupuntura, homeopatía y acupuntura clásica. Mi filosofía siempre fue buscar las razones y causas detrás de la enfermedad. Por ello, mi amigo me recomendó la Kinesiología Holística.

¿Cómo cambió tu vida en ese momento?

Completamente. Aunque ya pensaba y trataba de manera holística, me di cuenta que el método de la Kinesiología Holística era el primero y el único que había conocido con un concepto holístico genuino.

Y por supuesto, conocer a Raphael y enamorarme de él cambió mi vida todavía más. Él se mudó a Austria y empezamos nuestra vida juntos, tanto privada como profesional. De esto hace 28 años.

¿Actualmente que representa la KH en tu vida?

Siempre ha sido y sigue siendo la herramienta más importante que utilizo para tratar a mis pacientes. Lo que convierte cada sesión en un momento fascinante y sorprendente.

Trabajar con enfermedades crónicas significa trabajar duro con el paciente además de años de búsqueda de las mejores terapias, las cuales, para mí, sólo son posibles con técnicas de Kinesiología Holística. Diría que la KH es “the red thread through the labyrinth” (el hilo rojo que te guía a través del laberinto, siendo el laberinto la enfermedad).

Explícanos un poco de ti. ¿Cómo es tu día a día?

Soy madrugadora, esto significa que me levanto sobre las 6:30h, recojo algunas plantas del jardín para nuestra primera infusión con plantas frescas. Como me gusta leer, busco tiempo por la mañana para leer el periódico, noticias de cocina y libros estancados en mi “pila de libros para leer”.

Y alguna anécdota curiosa de alguna clase de KH

Cuando imparto cursos en otros países, siempre sé cuándo mi traductor dice algo diferente a lo que he dicho o he querido decir yo, incluso si es una lengua que no entiendo, como el japonés. Los estudiantes lo encuentran muy gracioso y el traductor siempre se queda sorprendido.

Y por último, ¿Por qué aconsejarías asistir al Congreso?

Como he mencionado anteriormente, para mí la Kinesiología Holística es uno de los métodos más poderosos para detectar causas ocultas de los problemas de salud así como encontrar el mejor tratamiento para restaurar el potencial auto curativo del paciente.

Muchas gracias por tu tiempo. Nos vemos en Barcelona los días 4 y 5 de Noviembre en el Congreso.

 

Si quieres más información sobre el congreso puedes visitar la página web.

Seguimos con las entrevistas de los congresistas. Hoy tenemos el placer de entrevistar al co-fundador del Institut Guxens d’Estudis en Medicina Natural y escuela oficial de Kinesiología Holística en Catalunya. Gracias a la KH ha descubierto la importancia del Microbioma Humano.

 

¿Cómo conociste la KH?

Un amigo fisioterapeuta me habló de que un fin de semana había asistido a un Seminario sobre una técnica muy rara, tan rara que con ella se podía preguntar al cuerpo qué le pasaba y el cuerpo te contestaba. Y para colmo se podía testar el tratamiento más adecuado en cada caso.

En un primer momento no me lo creí y pasaron varios meses hasta que me interesé por ella. Cuando asistí al primer seminario en un fin de semana, el día siguiente, lunes, ya empezaba a practicar KH en la consulta. Fue por lo tanto un caso de “amor a primera vista”.

 

¿Cómo cambió tu vida en ese momento? 

Con la KH la forma de trabajar en la consulta fue cambiando poco a poco, a medida que la incorporé en mi trabajo diario. Ante cada nuevo test que probaba iba “alucinando” un poco más.

 

¿Actualmente que representa la KH en tu vida? 

Es la base de mi trabajo profesional como médico, ya que la utilizo en todos los pacientes como método de chequeo y evaluación de su estado de salud y enfermedad.

Me orienta muchísimo para saber lo que le ocurre y lo que le tengo que aconsejar que haga para mejorar su malestar.

 

Explícanos un poco de ti. ¿Cómo es tu día a día?

Un día cualquiera es semejante en el fondo a los que he tenido los últimos 35 años, pero como cada día podemos realizar más tests con KH siempre hay algún tema nuevo a estudiar y tratar.

Desde hace más de 25 años, gracias a la KH descubrí la extraordinaria importancia de flora intestinal, las cándidas y los parásitos intestinales en muchas enfermedades y en la actualidad esto se está confirmando por la investigación científica que a nivel mundial se está realizando sobre el Microbioma humano.

 

Y alguna anécdota curiosa de alguna clase de KH.

La segunda promoción, en el año 1993, me obsequió con una caricatura que me presentaba como el Dr. Bichitos. Como se ve me adelanté más de 20 años en el tema del conjunto de bacterias y otros microorganismos que viven en nuestro cuerpo durante todos los días de nuestra vida y que son tan importantes para mantenernos sanos.

 

¿Y por último, porqué aconsejarías asistir al Congreso? 

Que todos los kinesiólogos vengan porqué podrán saber de primera mano los últimos descubrimientos y los que no la conozcan que no se lo dejen perder pues conocerán una técnica “fantástica” que podrán incorporar a su bagaje de conocimientos y a su trabajo profesional de cada día.

Muchas gracias por tu tiempo. Nos vemos los días 4 y 5 de noviembre en el congreso.

 

Si quieres más información sobre las actividades del congreso visita la web.