Continuamos con las entrevistas a los ponentes del 1r Congreso Internacional de Kinesiología Holística (KH).

Hoy tenemos el placer de entrevistar a Teresa Rodríguez, directora del centro IRIS, donde se imparten cursos de KH desde 1995. IRIS e IGEM fueron pioneros en este sentido, ya que crearon las primeras escuelas de KH en España, bajo la autorización de Raphael Van Assche (el fundador de la disciplina).

De hecho, Teresa Rodríguez y Joan Guxens (el creador de IGEM) se conocieron hace más de 25 años, cuando Van Assche realizaba retiros en la ciudad de Ávila. Y han coincidido también en otras ocasiones, por ejemplo en el Master de Formación de KH en la Universidad Europea de Madrid.

En la actualidad, Teresa se dedica a promover la investigación y la formación a través de la Asociación de Kinesiología Holística (que se encuentra en las dependencias de la escuela IRIS). 

En el congreso de Barcelona se encargará de impartir el taller “Cómo trabajar el par biomagnético con Kinesiología Holística”. En esta entrevista nos hablará, entre otras cosas, sobre esta técnica combinada con la KH. 

 

¿Cómo conociste la KH, Teresa?
Fue en 1986, en un curso de osteopatía: un compañero nos comentó que había conocido una técnica fantástica, que nos solucionaría muchas dudas y con la que tendríamos mucho éxito: la KH. Y eso pudimos comprobarlo más tarde, en el primer curso que impartió Raphael Van Assche en España.


¿Cómo afectó en tu vida el descubrimiento de la KH?
Supuso un cambio muy importante en mis terapias: me permitió ejercer el trabajo de una manera más rápida, cómoda y con más seguridad.

 

¿Actualmente qué representa la KH en tu vida? 

Es la parte más importante en mi trabajo y en los cursos que imparto. También me permite vivir una vida más cómoda, gestionando mejor mi tiempo y con más éxito. Lo bonito de este trabajo es elegir la terapia adecuada para cada paciente. Sin la KH, eso no sería posible.


¿Cómo nació la escuela IRIS y la Asociación de Kinesiología Holística?
Iris es un centro de estudios y terapias donde se encuentra también la sede de la asociación. Este centro se formó con la idea de dar una formación más cualificada, ya que hace veinte años apenas había en Madrid escuelas de buena calidad. En la actualidad, trabajamos en IRIS varios terapeutas: naturópatas, acupuntores y fisioterapeutas formados todos en Kinesiólogía Holística. También disponemos de una sala de formación.


Explícanos un poco de ti. ¿Cómo es tu día a día?
Procuro encontrar el equilibrio entre lo profesional y lo personal.
Mi trabajo me gusta, por tanto no tengo que hacer ningún esfuerzo en el día a día. Intento planificar bien mi semana, aunque pocas veces lo consigo… ¡no soy muy disciplinada!
Me gusta mucho viajar. Intento hacer uno o dos viajes al año fuera de nuestras fronteras: Méjico, Botswana, Santo Domingo, Tanzania, Zanzíbar…También me gusta mucho el senderismo, el snorkel, y siempre que puedo me sumerjo en la lectura.

¿Podrías contarnos alguna anécdota curiosa de alguna clase de KH?
Haciendo una práctica real y viendo el resultado, una alumna que ejercía de enfermera dijo: “¿Te podríamos clonar y distribuir por la sanidad pública?”. Jajaja.


En el Congreso impartirás el taller "Cómo trabajar el par biomagnético con KH". ¿En qué consiste la técnica del par biomagnético?
El Biomagnetismo es un sistema terapéutico desarrollado por el doctor Isaac Goiz Durán a partir de 1988. Se basa en el estudio de los fenómenos bioenergéticos que producen los microorganismos en el interior del ser humano y que alteran la acidez o el PH, produciendo un desequilibrio entre las cargas negativas y las positivas.
En el año 2009 ya se impartía formación en varios países y fue en ese año cuando tuve mi primer contacto con esta técnica terapéutica, vibracional y estabilizadora de salud.
El objetivo de esta terapia es conseguir el equilibrio bioenergético y corregir las alteraciones del PH. Y se consigue colocando pares de imanes en diferentes puntos del cuerpo, donde la mayoría están asociados a los de acupuntura.


¿Qué posibilidades ofrece cuando se combina con la KH?
En el biomagnetismo se utiliza un test de acortamiento de la pierna derecha, sin protocolos previos. Con KH la evaluación terapéutica es más rápida y más cómoda físicamente. Además de asegurarnos de trabajar sobre las prioridades que indica nuestro cuerpo.


Ambas técnicas combinadas, según tu experiencia, ¿en qué casos funcionan mejor?
La combinación de ambas crea una sinergia que permite usarlas en la mayoría de los casos. Hablamos además de una técnica integrativa porque se puede aplicar antes, durante y después de cualquier otro tratamiento.

¿Qué es lo que podrán aprender los asistentes a este taller?
Una técnica indolora, sin efectos secundarios, compatible con cualquier otra terapia, muy económica y muchas veces con efectos espectaculares.

¿Y por último, por qué aconsejarías asistir al 1r Congreso Internacional de Kinesiología Holística de Barcelona?
Es muy sencillo: en este congreso están las personas que más saben de KH a nivel internacional.

 

Muchas gracias por tu tiempo, Teresa. Nos vemos los días 4 y 5 de noviembre en Barcelona.

Sergio A. Gutiérrez Araluce es el Director de Docencia e Investigación de la Escuela Internacional de Kinesiología Holística de México. Médico naturista especializado en KH, imparte cursos de esta disciplina en diferentes países de Latinoamérica (Cuba, Guatemala y México). Este mes de noviembre, los días 4 y 5, estará presente en el 1r Congreso Internacional de Kinesiología Holística, impartiendo el taller: “Infertilidad y dismenorrea. Abordaje con Kinesiología Holística”

De origen cubano “y latino de corazón”, Sergio está vinculado desde hace más de 20 años a la medicina natural y la KH: aprende los conocimientos que va adquiriendo, los aplica y los divulga.

Desde su formación como médico entendió la importancia y el valor de las técnicas tradicionales naturales, que cuentan con gran reconocimiento en su país natal. En Cuba él formó parte del equipo vinculado a los programas de medicina tanto preventiva como curativa que se implementaban desde diferentes instituciones del gobierno.

Más tarde, Sergio profundizó en el aprendizaje de medicinas naturales en países como México, donde, según explica, “cada día se reconoce, al igual que en otros países de Latinoamérica, la necesidad de retomar este tipo de medicina en los programas de atención pública de la población”.

¿Cómo conociste la KH?

Mi primer contacto con la KH fue en 1994, a través de un curso de dos años que impartió el kinesiólogo Juan Francisco Ballesteros, y que me permitió conocer un método infalible y único de diagnóstico y abordaje de los pacientes. Le siguió un periodo de “sequía en KH” (aunque sí continué empleándola  en mi trabajo clínico y docente). Cuando emigré a México en el año 2001 empecé de nuevo a estudiar: primero con el kinesiólogo Juan Carlos Roca, quien luego me invitó a tomar un curso con el maestro Raphael Van Assche, en 2002. Para mí este encuentro supuso uno de los momentos más felices de mi vida. Cursé más veces con él y también con su mujer, la maestra Margot Van Assche, a quien también admiro y agradezco mucho sus enseñanzas.

¿Cambió tu visión, el descubrimiento de la KH?

Fue un cambio crucial yun amor “a primera vista”, ya que si bien con las bases de la formación que tenía en Medicina Tradicional Asiática y Naturopatía, intentaba hacer un abordaje holístico de los pacientes, aún notaba muchas lagunas en la comprensión de cómo hacerlo, de cómo encontrar algo que me gusta llamarle “Lo digno de Tratar o de Curar”. La KH en mi vida supuso un antes y un después, ya que después de conocerla me considero un kinesiólogo holístico en cuerpo y alma. Incluso la KH fue parte de los motivos que me hicieron cambiar de país, buscando cómo continuar con los estudios.

 

¿Actualmente qué representa la KH en tu vida? 

Actualmente representa todo, ya que estudio, doy consultas y enseño KH. Siento un “amor in crescendo” que se nutre y me estimula cada día, a través de la práctica y el aprendizaje continuo.

 

Háblanos un poco de ti. ¿Cómo es tu día a día?

Mis días… ¡siempre están muy ocupados! Soy padre de tres hijos pequeños y busco la manera de compartir mi tiempo entre la familia y mi trabajo. Me levanto a las 7:40h, medito y hago ejercicio, dependiendo del día hago cross fit, yoga o taichí chuan. Luego me voy al consultorio para atender mis pacientes. 

Muchos fines de semana los dedico también aimpartir cursos de KH en varias regiones del país, conferencias en congresos o eventos varios.

 

¿Nos cuentas alguna anécdota curiosa de alguna clase de KH? 

Una de las anécdotas que podría contarles me ocurrió hace ya varios años con un maestro argentino, experto en terapia floral. Cuando le mostré la manera en que podemos testar a través de la KH en uno de mis talleres, se sorprendió muchísimo. Es más, cuando le hice el test a él, enmudeció unos instantes… ¡y hasta lloró! “Es increíble”, me dijo. “¡Con la KH pasamos directamente al plato fuerte, sin entrantes! ¡Consumamos el matrimonio sin pasar por el noviazgo ni los cortejos iniciales!”.

A partir de ese momento este experto ha continuado formándose en KH. Y la ha implementado en sus cursos de terapia floral.

Otra anécdota me ocurrió en 2015, en Austria, donde tuve que exponer sobre la candidiasis… ¡en inglés! Yo hubiese querido hacerla en mi lengua española o en su versión cubana, pero por cuestiones de tiempos y de traducción la hice, algo nervioso, en inglés. Lo más interesante fue que al final me confesaron varios asistentes hispanohablantes que me entendían mejor en inglés que en mi idioma cubano, tan rápido y atropellado, o como le llamo yo, “el cubañol”. 

 

¿Y por último, por qué aconsejarías asistir al Congreso Internacional de Kinesiología Holística en Barcelona? 

Creo que asistir a este congreso va a ser una oportunidad vital de poder seguir aprendiendo, de conocer además las experiencias de muchos colegas. Les felicito por este evento. Opino que ya hacía falta para la KH este encuentro mundial, y que en el futuro es necesario que siga replicándose. La KH va a crecer y se va a afianzar con más fuerza a través de este tipo de congresos.

Que podamos reunirnos profesionales entusiastas de la escuela de Viena, de Barcelona, de Madrid, de Latinoamérica, y poder compartir  conocimientos y experiencias ¡es todo un agasajo!

También es una buena oportunidad para otros terapeutas de medicina natural que puedan acercarse y conocer la KH y sus alcances, para poder emplearla en su práctica diaria. 

Les agradezco mucho a los organizadores, al IGEM, por esta brillante idea, y por permitirme formar parte de ella.  

 

Muchas gracias por tu tiempo, Sergio. Nos vemos los días 4 y 5 de noviembre en el Congreso Internacional de Kinesiología Holística en Barcelona.

Santiago Antón es fisioterapeuta y osteópata, cofundador y codirector de la escuela oficial de Kinesiología Holística de Madrid, y uno de los ponentes del 1r Congreso Internacional de Kinesiología Holística (KH). Santiago es una persona con una vida muy equilibrada, que concibe el trabajo como un camino para evolucionar. También es un amante del deporte, que utiliza para conocerse y encontrarse consigo mismo.

Hoy hablamos con este experto y sobre su relación con la KH. En el congreso de Barcelona del 4 y 5 de noviembre, estará a cargo del taller “Ecología del tejido conjuntivo”.

¿Cómo conociste la KH?

Cursando segundo en la universidad, intentaba ir a las ponencias que nos ofertaba la universidad, y una de ellas fue una charla de Raphael Van Assche. Allí Van Assche nos introdujo a la KH y además realizó una demostración práctica: preguntó por alguien que, entre los asistentes, tuviera algún dolor.

Me cautivó la seguridad en sí mismo y los resultados que obtuvo, que contrastaban con la pila de hojas que tenía yo en mi escritorio y con mi incapacidad para descifrar cómo toda esa teoría podía ayudarme a mejorar la salud de la gente.

¿Cambió tu visión, en ese momento? 

Completamente, sobre todo teniendo en cuenta que yo estaba inmerso en unos estudios reglados. Me desubicó por completo encontrar a profesionales que no solo veían pacientes, sino también personas.  

La KH me ha permitido conocer, aún a día de hoy, a gente excepcional, que me permite definir cada vez más mi modo de trabajar. Para mí es una gran herramienta de trabajo: ha significado un cambio en el ejercicio de mi profesión.

¿Hoy en día, qué representa la KH en tu vida? 

La posibilidad de tener una herramienta en consulta que me ayuda a determinar lo que le ocurre al paciente. Para mí es indispensable: es un modo rápido, económico, no invasivo y seguro de estar valorando la respuesta del paciente a diferentes estímulos durante todo el tiempo.

¿El proyecto de la escuela de KH en Madrid, cuándo y cómo empezó?

Yo creo que este tipo de proyectos surgen de la manera más simple: una llamada de teléfono y las ganas de tres personas de contribuir a que los conocimientos de kinesiología se difundan.

Entre dudas e incertidumbres (no sabíamos si sería un proyecto con la suficiente aceptación), surgió un grupo muy especial de alumnos que compartían un nivel homogéneo y que tenían unas ganas impresionantes de aprender. Luego se formó un segundo grupo, luego un tercero, y así hasta hoy.

¿La formación que ofreces es especial para fisioterapeutas?

Sí. Mis compañeros, Jorge Chuan y Sonia Urrea, y yo, somos fisioterapeutas, compartimos un lenguaje común que hemos ido limando tras varias experiencias formativas. Consideramos que lo más apropiado era generar un grupo de alumnos lo más homogéneo posible para poder avanzar más y con más rapidez.

No puedo dejar pasar la oportunidad para dar las gracias a mis compañeros, Jorge y Sonia, con los que aprendo cada día. 

Explícanos un poco de ti. ¿Cómo es tu día a día?

Soy padre familia de tres hijas, y aunque parezca que no, esto condiciona un poquito el día a día. Me levanto todos los días pronto, sobre las seis de la mañana, para poder tener un rato de lectura y tranquilidad. También me permite organizar el día antes de que se levanten las fieras.

Luego, además de trabajar en consulta, intento dejarme siempre un rato para hacer un poco de deporte. Es un momento en el que no pienso, solo disfruto de las sensaciones, y eso me permite conocerme un poco más cada día.

¿Y alguna anécdota curiosa de alguna clase de KH?

¡Tengo unas cuantas! Voy a contar la última que ha sido una de las más graciosas. 

Tuve que preparar un curso, al que me dijeron que iba a asistir como oyente Margot Van Assche, que había sido mi maestra. Entonces pensé que era mi oportunidad de sorprenderla, y claro, me quedé hasta tarde revisándolo todo, cuidando cada detalle. Quería que todo estuviese lo mejor posible. Durante esa semana, por supuesto, el sueño fue algo secundario.

Por eso, en la pausa de mediodía, después de comer con mis compañeros volví rápido a clase para intentar descansar tumbado en una camilla. Me quedé profundamente dormido… hasta que uno de los alumnos me tuvo que despertar, tímidamente. La verdad es que no sé si fue más vergonzoso para él o para mí.

El caso está en que luego Margot no vino. El curso, igualmente, salió muy bien.

Y por último, ¿por qué aconsejarías asistir al congreso? 

Cuando vas a un congreso, la oportunidad de conocer a gente que piensa de forma diferente es única. Al final la gran mayoría de nosotros trabajamos fuera de grandes instituciones y a veces el poder compartir se hace complicado. Es una excusa perfecta para seguir aprendiendo.

Muchas gracias por tu tiempo. Nos vemos los días 4 y 5 de noviembre en Barcelona.

 

Si quieres más información sobre el congreso visita la página web.