Octubre 1992: Chica de 28 años con Candidiasis y tricomoniasis vaginal recidivante desde hacía 10 años. Estaba muy triste y enfadada.
En 6 meses de tratamiento se solucionó con probióticosdesinfectantes y vitaminas.
4 años más tarde no había sufrido ninguna candidiasis a pesar de haber estado embarazada. Comentaba que se encontraba mejor que nunca.

Con anterioridad, ningún tratamiento alopático, homeopático, ni naturista lo había solucionado, porque no se diagnosticó ni trató su desequilibrio de la Flora intestinal a causa de candidiasis intestinal y su importante carencia de vitaminas.

Califico la experiencia como candidiasis-sistema nervioso porque el primer día que acudió a la consulta le di un tratamiento casi exclusivamente para el sistema nervioso, pues estaba enfadada con todo, ya que consideraba que era injusto que a su edad, 28 años, hubiera sufrido candidiasis y tricomoniasis los últimos 10 años, que le dificultaron y le ocasionaron importantes problemas en sus relaciones sexuales.
Las toxinas de las cándidas le fueron alterando su estado emocional, y por eso en la primera consulta su humor y su estado de ánimo era muy malo.

Este caso me confirmó de nuevo que aunque exista una candidiasis vaginal muy importante y mantenida desde hace mucho tiempo, con probióticos y desinfectantes intestinales y vaginales se cura.

El tratamiento le cambió completamente el funcionamiento de su aparato intestinal, genital y nervioso, como ella confirmó unos años más tarde.
Al dejar de tener molestias vaginales con el tratamiento, el humor y su estado de ánimo cambió completamente. En este caso, como en muchos otros casos, había una clara influencia somato-psíquica, es decir, el malestar vaginal durante 10 años seguidos le cambió el humor y su estado de ánimo.

 

Puedes ver la siguiente experiencia aquí

Octubre 1993: Chica de 22 años que sufre digestiones pesadas y abombamiento abdominal de forma habitual, con mal aliento y boca amarga. Le sienta mal el alcohol, los fritos, los guisados y las bebidas con gas. 
El Test de Kinesiología Holística señalaba que además de un Malfuncionamiento del Hígado tenía desequilibrada la Flora intestinal por Candidiasis y parasitosis por Oxiuros. 
Siguió un tratamiento durante 1 año y medio, pero en sólo 3 meses mejoró totalmente sus problemas digestivos, que es el tiempo que tardó en normalizarse el funcionamiento de su hígado y la Flora intestinal se equilibró.
Durante este tiempo tomó productos hepáticos como Cardo MarianoAlcachofera y una mezcla de extractos de plantas para el hígado; productos que aportan enzimas nutritivos como Papaya y Piña; y reguladores de la Flora intestinal como Levadura de cerveza vivaÁcido Láctico y Probióticos.

En la mejoría rápida de esta chica ha intervenido en primer lugar la normalización del funcionamiento hepático para poder realizar correctamente la digestión de los platos elaborados con alimentos ricos en grasas, pero también conseguir una mejor digestión de las proteínas con las enzimas nutritivas que aportan la Papaya (papaína) y la Piña (bromelina), y equilibrar la Flora intestinal.

El aparato digestivo actúa como una unidad. El hígado, el páncreas, el estómago, el intestino delgado e incluso las enzimas que hay en la saliva, son todos necesarios para realizar una digestión correcta. Si una de las partes falla, la digestión en su conjunto no tiene lugar de forma correcta.

De todas formas, como en casi todo, aquí también existen categorías. La primera categoría en importancia, para realizar una digestión correcta, la forman el hígado y el páncreas, la segunda categoría la forman el intestino delgado y el estómago, y la tercera categoría está formada por un solo miembro, la boca con las glándulas salivares.

Por lo tanto, cuando una persona tiene digestiones lentas y pesadas, lo que casi siempre hay que tratar en primer lugar son el hígado y el páncreas, que son los máximos responsables de la digestión de las grasas y las proteínas.

 

Puedes ver la siguiente experiencia aquí

Enero 1994: Mujer de 67 años con Artrosis y Osteoporosis. Mucho dolor en las rodillas desde hace 2 meses. Psoriasisdesde hace 14 años y Estreñimiento.
Se produjo una mejoría importante del dolor a los 2 meses y una mejoría total pasado un año. A los 2,5 años desaparecieron totalmente las placas de psoriasis.
El tratamiento inicial fue a base de antiinflamatorios (Cobre), depurativos, relajantes probióticos. Posteriormente se añadieron productos hepáticos, diuréticos regeneradores de piel y mucosas.
El primer mes de tratamiento, también mejoró muchísimo de su estreñimiento, con un tratamiento a base de Semillas de Lino, un probiótico y 2 cucharadas soperas diarias de Aceite vegetal virgen (Girasol o una mezcla de Lino y Girasol).
Dos años y medio más tarde estaba sin dolor, sin psoriasis y bien del estreñimiento. 

Es el caso de una mujer de 67 años, en que el acumulo de tóxicos durante muchos años empezaron a eliminarse en un principio por la piel (psoriasis) y posteriormente se depositaron en las articulaciones y las inflamaron, a pesar de que no era una persona sedentaria sino totalmente lo contrario.

Con la eliminación de toxinas el dolor mejoró sustancialmente a los 2 meses y desapareció totalmente en 1 año de tratamiento y la psoriasis en 2,5 años.

De no hacer un tratamiento de estas características, en especial con depurativos (Potasio, extractos depurativos, Rompepiedras), hepáticos (Cardo Mariano, Fumaria, Azufre) y distintos probióticos, seguramente habría tenido placas de psoriasis y crisis de artritis el resto de su vida.

 

Puedes ver la siguiente experiencia aquí.