Julio 1991: Chica de 26 años, con infecciones de orina repetitivas, estreñimiento crónico, hemorroides, menstruación irregular y cansancio en las piernas, con algunas varices desde hace 1 año.
Tres meses más tarde con un tratamiento con plantas para la infección de orina y la circulación de las piernas, flores de Bach, levadura de cerveza viva y el caldo antioxidante, se encontraba bien de todo excepto del estreñimiento y de la menstruación, aunque ya la tenía más regular.
Continuó el mismo tratamiento 6 meses más, y a pesar de ello en marzo tuvo otra cistitis. A partir de entonces empezó a tomar cada día en ayunas 2 cucharadas soperas de Chucrut, un yogur natural con un probiótico y 2 kiwis diarios, con lo que, al equilibrarse su flora intestinal, empezó a mejorar su estreñimiento de forma definitiva.

De esta experiencia saqué la conclusión de que sus cistitis recidivantes en gran parte eran ocasionadas por un estreñimiento crónico, que a la vez estaba favorecido por haber sufrido y continuar sufriendo parasitosis intestinales por Áscaris (según el Test de Kinesiología Holística).

Por todo ello, tenía una congestión circulatoria-linfática pélvica, que le ocasionaba el estreñimiento, las hemorroides, las cistitis, los problemas menstruales y la mala circulación de las piernas.

Con un tratamiento a base de:

  • Gayuba, Zarzaparrilla, Extractos depurativos, Infusión Renal y Caldo Antioxidante, para la cistitis. 
  • Castaño de Indias, para la circulación. 
  • Levadura de cerveza viva, Chucrut, Lactófilus, Espirulina y Kiwis, para el intestino y el estreñimiento. 
  • Zinc y Semillas de Calabaza, para reforzar la mucosa urinaria e intestinal y ayudar a regular la menstruación. 
  • Baños de Asiento, como descongestionante abdominal-pélvico. 
  • Flores de Bach, además de oligoelementos como Litio, Manganeso y Cobalto, para el campo emocional-nervioso. 

se normalizó su funcionamiento corporal general, con una mejoría prácticamente total de su estreñimiento, cistitis, hemorroides, molestias de circulación de las piernas y con una menstruación bastante más regular.

Con posterioridad me he encontrado de forma bastante frecuente casos de cistitis recidivantes por infección bacteriana por Escherichia Coli.
E. Coli es una bacteria potencialmente patógena que todos los humanos tenemos en el Intestino, por lo que puede emigrar desde el Colon al aparato urinario con cierta facilidad.
Los factores que favorecen su emigración son:

  • Gran crecimiento de E. Coli en el Colon.
  • Toma abusiva de Antibióticos por vía oral.
  • Incorrecta higiene anal y urinaria.

En muchos casos, tanto en niños como en adultos, la cistitis se inicia por un crecimiento excesivo de E. Coli en el Colon o una incorrecta higiene anal y urinaria. Normalmente se trata la infección con un antibiótico por vía oral, que produce aún más desequilibrio de la flora bacteriana intestinal y urinaria, lo que favorece una nueva recidiva de la cistitis al cabo de poco tiempo.

En los niños muchas veces se inicia una cistitis por la toma de Antibiótico por vía oral para tratar alguna infección respiratoria o intestinal, que son frecuentes en los niños. Con lo que se cierra el círculo: antibiótico vía oral-desequilibrio de la flora intestinal-cistitis.

 

Puedes ver la siguiente experiencia aquí

Setiembre 1991: Mujer de 41 años, con Candidiasis vaginales repetitivas los últimos 5 años y Psoriasis desde hace 21 años.
A los 8 meses de tratamiento se había curado la candidiasis con probióticos, propóleo, vitamina E y polen y a los 2 años y medio la psoriasis con Dieta y complementos depurativo-diuréticos y para regenerar la piel.
La psoriasis no ha vuelto y tampoco las cándidas vaginales. Sigue una dieta sana y toma cada día alimentos fermentados.

Es el primer caso de candidiasis importante en la vagina y los muslos por parte de la paciente y candidiasis genital de su pareja que se curó en un tiempo relativamente corto. Se curó en 8 meses, que parece un tiempo largo, pero pensemos que tenía síntomas de candidiasis vaginal recidivante desde hacía 5 años.

La psoriasis, que es una enfermedad en la que está afectado el sistema inmunitario, y que además es una eliminación de toxinas por la piel, también se curó, pero tardamos 2,5 años. En este caso el tiempo fue largo, pero tengo que señalar que el tiempo de curación de una psoriasis como mínimo es de unos 6 meses.

El tratamiento de enfermedades crónicas degenerativas y autoinmunes a través del equilibrio de la flora intestinal requieren un tiempo medio de tratamiento entre 6 y 18 meses, pero si se realizan de forma correcta y el paciente es regular y constante en el tratamiento, el resultado es la curación definitiva.

Claro está que son enfermedades que pueden volver a aparecer si el paciente vuelve a las andadas, vuelve a comer como antes y se olvida de cuidarse. 
En las enfermedades crónicas, degenerativas, autoinmunes y el cáncer el paciente debe cambiar física y mentalmente su estilo de vida para curarse y no volver a recaer.

 

Puedes ver la siguiente experiencia aquí

Setiembre 1992: Equilibrando la flora intestinal se curó un niño de 4 años que sufría crisis de bronquitis asmática cada mes, que requerían internamiento hospitalario con tratamiento medicamentoso y con oxígeno. 
Le habían diagnosticado asma por alergia a los ácaros
Un cambio importante de DietaProbióticosLevadura de cerveza vivaPropóleoHarpagofito y Vitamina C, junto con Reflexología Podal, fue el tratamiento durante 8 meses.
Una vez curado, nunca más ha sufrido ningún síntoma alérgico respiratorio.

A partir de este caso, para mí el asma alérgica se puede curar. Para ello siempre hay que valorar un desequilibrio de la flora intestinal y tratarla en el caso de que esté desequilibrada.

Para conseguir la curación fue importante realizar una dieta equilibrada, porque hasta entonces seguía una dieta muy desequilibrada, con el abuso de lácteos de vaca, cereales refinados, chocolate y fritos.

En otros casos de asma alérgica uno de los motivos de su mantenimiento y aparición de nuevas crisis es que la persona tiene intolerancia alimentaria, sobre todo a los lácteos de vaca, trigo y azúcares.
En este caso descubrimos que el Harpagofito además de ser un antiinflamatorio articular es antiinflamatorio y antiinfeccioso de las mucosas, o sea, es útil, en función de cada persona, para matar virus, bacterias, hongos y parásitos tanto de la mucosa intestinal, como respiratoria, urinaria, genital y la piel. En historias clínicas posteriores lo he ido corroborando.

 

Puedes ver la siguiente experiencia aquí