Seguimos con las entrevistas a los ponentes del 1r Congreso Internacional de Kinesiología Holística (KH). Hoy tenemos el placer de entrevistar a Isabel Martín, veterinaria especialista en Kinesiología Holística y Medicina Natural. Isabel es una persona entusiasta, viajera, comprometida con el mundo y optimista.

 

¿Cómo conociste la KH?

Estaba en un proceso de mi vida en el sentía y pensaba que las cosas se podían hacer de otra manera, buscaba una técnica que me orientara a encontrar la causa de los desequilibrios que se me presentaban, hacía cursos pero no encontraba lo que buscaba. Un día por casualidad fui a un curso dónde conocí la KH y ahí supe que era eso lo que quería hacer y lo que estaba buscando, fue como un flechazo, tuvieron que pasar unos años hasta que todo cuadró para poder estudiarla. Desde el principio supe que me iba a dedicar a ello.

 

¿Cómo cambió tu vida en ese momento? 

Mi vida cambió radicalmente en 2 o 3 años, dejé el trabajo estable que tenía para viajar durante más de un año y decidir si era realmente lo que quería, no hubo un solo día que no me reafirmara en la decisión y ahora me dedico solamente a la KH Veterinaria y a la medicina natural en animales.

Actualmente el 100% de mi actividad profesional es la KH, ha sido un cambio gradual y paulatino, ha habido momentos dónde no ha sido fácil pero en mi mente tenía claro que era posible y ahora es una realidad.

 

Explícanos un poco de ti. ¿Cómo es tu día a día?

Reparto mi tiempo entre la clínica de pequeños animales (perros y gatos), caballos y cursos de formación que imparto. Trabajo tanto para clínicas que solicitan mis servicios como directamente con particulares. Me desplazo por la península para atender casos especiales. Y siempre tengo en mente el próximo proyecto y cuál será la próxima especie con la que quiero trabajar.

 

 ¿De dónde te viene la “vena viajera”?

Desde pequeña siempre he querido viajar, no como turista sino formando parte de la comunidad y el entorno donde voy. Es una forma diferente de viajar, conocer cómo es la vida en realidad allí, la cultura, la rutina, la problemática, trabajar con ellos y aprender de la forma que tiene cada cultura de entender y afrontar la vida. Entender las diferencias del concepto “vida” dependiendo del país, creo que es la mejor forma de enriquecer mi vida y a la vez disfrutarla.

Además, cuando viajo, intento colaborar con proyectos y siempre propongo el trabajo con KH, estoy contenta porque muchas veces he tenido un si como respuesta. Y esto me ha permitido trabajar con especies diferentes de animales y enriquecerme como profesional.

 

¿Normalmente viajas sola?

Viajar sola es una forma de conocer aspectos de mí que no puedo conocer de otra manera, cuando viajo sola no soy nada ni nadie, sólo soy una más entre tanta gente, la forma de relacionarme con los demás cambia. Creo que en cierta manera “engancha” y descubro que es imposible sentirme sola, que siempre hay alguien y que cualquier día puede ser un día increíble que no olvidaré jamás.

Para mí, viajar es tomar conciencia de que es la vida y cómo quiero vivirla.

 Y alguna anécdota curiosa de alguna clase de KH. 

Anécdotas tengo mil, cada especie animal con la que he trabajado me ha enseñado algo, gracias a la KH he podido ayudar a muchos casos desesperados dónde no había nada que hacer y gracias a la KH he podido solucionar momentos críticos y graves cuando había muy pocos recursos.

Trabajar en el orfanato con niños y KH fue impresionante. Que me buscaran queriendo más sesiones era muy emocionante porque ellos, sin saber que les hacía, sabían que les estaba ayudando en su proceso, los vi cambiar y transformarse, confiaban en mí y sus caras es algo que no olvidaré jamás.

Una anécdota curiosa, bonita y emocionante es descubrir las emociones de los monos capuchinos a través de la KH. Sin saber nada de la historia de cada uno, les hice una sesión y la información que obtuve cuadró perfectamente con el historial del animal.

Y bueno, la verdad, cada día en la clínica, cuando le hablo al propietario de lo que le está pasando a su animal y que emoción sale prioritaria su respuesta es: ¡Así estoy yo también! No falla. Es muy curioso como los animales están aquí para ayudarnos y no somos conscientes.

 

¿Y por último, porqué aconsejarías asistir al Congreso? 

Para ver y escuchar a los ponentes que llevan tantos años trabajando con KH, en especial a Raphael que la primera vez que lo vi trabajar entendí mejor aún la esencia de la KH. Creo que es importante asistir a eventos como éste para conocer a más compañeros, compartir opiniones, reciclarnos, actualizarnos y hacer que la profesión crezca.

 

Muchas gracias por tu tiempo. Nos vemos los días 4 y 5 de noviembre en el congreso.