Ha llegado el calor, y con él, el final de curso. Este fin de semana ha sido el último de un intenso viaje para los alumnos de Naturopatía como para los de Kinesiología Holística.

Fue un fin de semana de exámenes, clases y despedidas. Un fin de semana duro, con exámenes finales, pero al mismo tiempo gratificante porque todos los esfuerzos de un año se ven recompensados por fin.

Al mediodía, se notaba el ambiente relajado, algunos estuvieron tomando el aire y algunos hasta se bañaron en la piscina para refrescarse. A parte de los exámenes y clases hicimos nuestra fiesta de despedida particular en el Parc de les Olors. Los más valientes, realizamos el camino terapéutico y nos comimos una merienda protegidos del sol.

Estamos muy satisfechos del año que hemos pasado y es una recompensa ver la satisfacción de cada alumno al terminar. Todos los grupos son especiales, pero este grupo, el de fines de semana, tiene una característica particular, se crea un ambiente de comunión debido a todas las horas de convivencia y al estar libres del estrés de Barcelona.

A los alumnos que siguen el año que viene con nosotros, os deseamos un feliz verano de descanso, ya que os lo merecéis por el esfuerzo realizado. Y esperamos que este primer contacto con la Kinesiología Holística os haya hecho entrar un gusanito, que es el que tenemos todos los profesionales de IGEM enamorados de la Kinesiología Holística. Este gusanito es el que contiene la motivación de ir aprendiendo cada día.

A los alumnos que han acabado sus estudios este año, os deseamos un largo viaje entre terapias naturales. Esperamos que hayáis aprendido mucho y a la vez disfrutado del viaje y que tengáis muchas ganas de empezar esta preciosa profesión que es ayudar a difundir la Medicina Natural acompañando a vuestros pacientes. 

Muchas gracias a todos por confiar en nosotros y nos complace de todo corazón enseñar esta maravillosa profesión. Además, esto nos permite conoceros y realmente admirar vuestra humildad y gratitud.

¡Muchas gracias y hasta pronto!