Os dejo un artículo para que podáis conocer el equipo de Biorresonancia MORA ya que presentamos un nuevo curso de introducción que realizaremos en Barcelona .

Los principios en los que se basa la Biorresonancia MORA, tienen más de 80 años, pero no fue hasta hace 40 años que el doctor Franz Morell y el ingeniero Erich Rasche crearon el primer equipo MORA. El principio básico es que ¡si todo es vibración, existe una frecuencia en la que poder comunicarse a nivel celular!

El cuerpo es vibración
Todas las células del cuerpo tienen una vibración y las que tienen una función específica, comparten la vibración con las células adyacentes. Es por ello, que los órganos y tejidos, tienen una misma frecuencia. Cada frecuencia tiene un movimiento vibratorio constante y continuo. Se podría denominar, armónico. Mientras esta armonía existe, se puede considerar que el cuerpo está sano y que no hay ningún tipo de alteración.

Cuando la armonía se pierde, entonces vienen las alteraciones y se producen irregularidades a nivel celular, lo que se podría denominar, la enfermedad.

La enfermedad
¿Qué puede alterar el organismo?
En la actualidad hay un sinfín de elementos que pueden sacarnos del equilibrio; el estrés, ciertos hábitos alimentarios, productos tóxicos, microorganismos, ondas electromagnéticas de alta frecuencia, etc. El organismo pasa por diferentes fases antes de que se manifieste de forma clara y concisa la enfermedad.

Fase 1– Desorden funcional sin síntomas y sin diagnóstico; el organismo se empieza a alterar, pero no hay síntomas. No somos conscientes de que algo empieza a fallar.
Fase 2– Desorden funcional con síntomas pero sin diagnóstico; el dolor aparece, pero no se puede apreciar bien cuál es la causa que lleva a ese dolor. Es sólo sintomático.
Fase 3– Desorden funcional con síntomas y diagnóstico; ya se aprecia todo el cuadro del problema.
El desorden funcional significa que algunas células ya no están en armonía, y se empiezan a alterar su espectro de frecuencia o dicho de otra forma, se están perturbando las oscilaciones electromagnéticas de las mismas. Esto no se puede apreciar en los análisis de sangre.

Desde la fase 1 hasta la fase 3, puede pasar mucho tiempo, ya que el organismo trata por todos los medios de autoregularse. En ese afán por preservar los órganos vitales, usa canales menos dañinos y más exteriores. Un problema de piel, sería lo más externo, mientras que un problema a nivel cerebral, sería lo más esencial.

¿Cómo funciona la Biorresonancia MORA?

Como hemos visto la enfermedad la podemos considerar como una desarmonía a nivel celular. La Biorresonancia MORA permite clasificar las ondas electromagnéticas, entre armónicas y disarmónicas. Las primeras son potenciadas y las segundas, las patógenas, son neutralizadas.

Con la Biorresonancia MORA, además, nos permite saber qué elementos están provocando la desarmonía, qué órganos están siendo afectados, y qué nutrientes son los más necesarios en ese momento. Todo ello, lo podemos saber desde la primera fase, sin que apenas existan síntomas.

La Biorresonancia MORA no es invasiva, ya que se utiliza las frecuencias de la propia persona. Tampoco es dolorosa, ya que se trabaja con frecuencias en las que el organismo ya está vibrando.