Como cada año, en el mes de octubre hemos recibido con gran entusiasmo y felicidad a nuestro maestro Raphael Van Assche, creador de la Kinesiología Holística y del método AR. En esta ocasión fuimos al pie del Pedraforca, donde un socio de Khaip (Associació Internacional y Professional de Kinesiologia Holística), Pere Ribera, nos hizo descubrir su maravilloso hogar.

El curso fue muy interesante. Raphael nos habló de la incontinencia urinaria, un síndrome común pero del que se habla poco, la microbiota humana y cómo influye en nuestro sistema nervioso y nuestras emociones, la memoria del dolor, la vitamina D, nuevos mudras, el suelo pélvico... Nos enseñó un ritual de curación y un gran etcétera. Como siempre, las veinte horas de clases se nos hicieron cortas a su lado. ¡Siempre queremos más!

   

Como cada curso, aprovechamos la magia del entorno para realizar una excursión por la región. Esta vez fuimos al museo de las trementinaires en la población de Tuixent. Fue muy emocionante conocer esta profesión, muy cercana a nosotros, ya que nos dedicamos a la Medicina Natural. La visita nos permitió conocer quiénes eran las Trementinaires, qué hierbas y remedios comercializaban y como organizaban sus rutas, siempre a pie por toda Cataluña. ¡Realmente impresionante! También hicimos un recorrido al jardín Botánico del pueblo con este entorno y estas vistas tan preciosas.

Por la noche, para acabar de redondear el día, hicimos cena de gala y “los novatos” nos hicieron una gran representación de su experiencia con la Kinesiología Holística. Además de ser buenos kinesiólogos, demostraron que también son buenos actores y nos hicieron reír mucho. Después de la representación recibieron el bautizo de Raphael Van Assche y seguidamente todos los socios de Khaip recibimos el diploma del curso.

Fue un fin de semana fantástico. Estamos muy agradecidos a todos los que lo hicieron posible. Gracias a Raphael por ser como es, gracias a Khaip por apoyar incondicionalmente la Kine, gracias a los socios por confiar en nosotros y gracias a la brujita del Pedraforca por protegernos.