El pasado sábado 28 de mayo fuimos al Parc de les Olors de Cal Vilanova con nuestros alumnos para ver de primera mano las plantas aromáticas y terapéuticas.

Sonia Brull nos acompañó en la visita, explicándonos los orígenes del suelo calcáreo de la zona y guiándonos por el parque. Hicimos el recorrido de las plantas digestivas, respiratorias, nerviosas, hormonales, culinarias y aromáticas, parándonos en cada una de ellas para tocarlas, olerlas, conocer sus propiedades y algunas anécdotas. 

También hicimos un saquito de tela con lavanda, recuerdo que nos llevamos a nuestros armarios o cojines para dejar la ropa bien perfumada o dormir bien relajados toda la noche. 

Tras toda una mañana llena de información, hicimos el camino terapéutico del parque para relajar nuestros pies. Descalzos y con valentía caminamos por un recorrido de piedras, arena, paja, agua, madera, barro y troncos. Con todas estas diferentes texturas trabajamos los puntos de reflexoterapia podal. Entre risas, gritos placenteros, quejidos y sobre todo mucho alivio, ya que los pies agradecen el masaje, llegamos hasta el final satisfechos, descansados y hambrientos.

Después de una comida riquísima y muy sana, ecológica, vegetariana y libre de trigo, azúcar y leche de vaca, nos sentamos en el césped para participar en un juego sobre el parque preparado por Sonia. Había pruebas de mímica, de reconocimiento de plantas por fotografías y olor, preguntas generales sobre plantas y el parque… Los alumnos de fitoterapia pudieron lucirse con todo lo que han aprendido este curso. ¡Fue muy divertido y nos reímos muchísimo!

Antes de despedirnos hicimos un último taller.
Elaboramos ungüentos para el dolor, con romero,
caléndula y harpagofito. Sonia nos enseñó el
procedimiento y cada uno se llevó uno a casa. 
En definitiva, fue un sábado muy interesante y divertido.

 

¡Muchas gracias, Sonia! ¡Hemos aprendido un montón!