Por Nàdia Guxens, Psicóloga y Kinesióloga Holística

En la actualidad, la ansiedad es un trastorno muy común en las poblaciones de los países industrializados debido al estilo de vida y los malos hábitos. El estrés, la falta de tiempo libre, la insatisfacción laboral con una finalidad esencialmente competitiva y triunfadora del trabajo no ayudan a llevar una vida tranquila, relajada y equilibrada. Vamos a explicar en qué consiste la ansiedad y cómo se puede tratar de forma natural.

 ¿Qué es la ansiedad?

Ansiedad viene del latín “anxietas” que significa: angustia o aflicción. Se trata de un trastorno psicosomático, que empieza afectando a la mente, pero acaba repercutiendo sobre diversos órganos del cuerpo produciendo los más variados síntomas. 

La pueden causar diferentes preocupaciones o problemas de la vida cotidiana (responsabilidad en el trabajo, problemas de pareja o con hijos, nervios por un examen, miedo a no tener dinero, sufrir mobbing, estar en el paro, etc.), cuando la persona se ve sobrepasada por la situación y no encuentra la solución. Si esta situación de ansiedad es continuada, puede acabar en una enfermedad orgánica.

A nivel fisiológico, la ansiedad es una emoción común que aparece como respuesta normal a las vicisitudes de la vida. A diferencia del miedo, que es una respuesta primaria, la ansiedad es una respuesta exclusivamente humana ante la posibilidad de una amenaza contra la existencia del ser. La ansiedad no es una reacción patológica en sí misma, sino que hay que entenderla como una reacción defensiva (de huida o lucha) ante los peligros y cuya presencia es necesaria para la supervivencia del individuo.

Podríamos decir que es una respuesta de alarma que indica a la persona que hay algo que no va muy bien. Y sirve para que la persona se dé cuenta y haga algo diferente delante del problema. Si esta persona no actúa de manera diferente, puede pasar de ser una reacción fisiológica normal a convertirse en patológica.

Afecta al 20% de la población y su frecuencia es el doble en mujeres que en hombres. Esta proporción va aumentando con los años.

Ataque de pánico

Un síntoma agudo en la ansiedad es el ataque de pánico. Puede ocurrir de forma repetida y sin previo aviso, mientras que la persona está sumida en una actividad relativamente normal (entrar en una tienda, conducir un vehículo, en el trabajo), es auto-limitante, persistiendo generalmente desde unos pocos minutos hasta 1-2 horas.
El paciente experimenta una sensación subjetiva de terror, que se origina sin razón evidente y un terrible temor a una catástrofe inminente imposible de identificar, que le impide temporalmente el pensamiento racional.
Los síntomas de un ataque de pánico son: taquicardia, palpitaciones, falta de aire, hiperventilación y dolor punzante. Habitualmente aparecen temblores visibles, como un temblor fino de las manos extendidas, entumecimiento o sensación de hormigueo, sudoración, sofocos, síntomas de “mariposas en el estómago”, debilidad generalizada y mareos; ocasionalmente hay náuseas y diarrea. También puede que haya una sensación de irrealidad y pérdida de contacto con las personas y objetos de su entorno. Estos síntomas secundarios complican la ansiedad y se añaden a la frecuente convicción de que se está a punto de perder la conciencia o morir.
Por lo general, los síntomas del ataque de pánico alcanzan su máximo en menos de 10 minutos y se resuelven en 20–30 minutos. Después de un ataque de pánico sobreviene fatiga o agotamiento y el paciente puede llegar a dormirse.

Tratamiento emocional

A nivel psicológico, se habla que la ansiedad es una reacción emocional ante un hecho, entonces, el proceso que tiene que tener el tratamiento emocional, es darse cuenta de lo que realmente ocurre debajo de la ansiedad. El síntoma está presente pero la causa real no. Se dice que debajo de la ansiedad hay miedo, aunque también podemos hablar de frustración, infelicidad, rabia, culpa; por lo tanto, lo que se tiene que hacer es buscar esta emoción para que la persona pueda digerirla. Por ello, es precisa la psicoterapia individual o grupal.
Para atenuar el síntoma, se pueden realizar métodos de relajación como el yoga, la meditación o la visualización, que relajan la mente y las tensiones corporales.

Tratamiento dietético - Alimentación

La dieta será predominantemente vegetariana, o sea, con alimentos del reino vegetal, huevos, leches vegetales y un poco de pescado. La comida será suficiente, variada y gustosa. Rica en oligoelementos y vitaminas, sobre todo vitaminas del Complejo B.
Por su riqueza en vitaminas del Complejo B es bueno tomar diariamente Cereales integrales, Levadura de Cerveza o /y Germen de Trigo.
Por descontado debe ser ecológica y evitar en los casos de intolerancia alimentaria los alimentos intolerantes, que acostumbran a ser la leche de vaca y derivados, el trigo moderno, el azúcar blanco y los edulcorantes artificiales.

Tratamiento con Flores de Bach

Las Flores de Bach son 38 preparados naturales extraídos de flores que tienen propiedades curativas. Es un sistema inocuo, natural, sencillo y eficaz de sanación que reestablece los equilibrios mentales, emocionales y espirituales del cuerpo.

Las Flores que van directas al síntoma de ansiedad son:

  • AGRIMONY: ansiedad y temor interno oculto detrás de una máscara. 
  • SWEET CHESTNUT: angustia extrema, sentir que estas al límite de la resistencia. 

Para las emociones ocultas tras la ansiedad podemos encontrar:

  • ASPEN: para el miedo de origen desconocido. 
  • WHITE CHESTNUT: disco rayado, pensamientos persistentes que provocan angustia. 
  • LARCH: sentimiento de inferioridad, de no llegar, miedo al fracaso. 
  • RED CHESTNUT: preocupación excesiva por alguien.

Estos son algunos ejemplos de Flores de Bach que pueden ir bien, aunque es importante personalizar cada caso.

Tratamiento con Oligoelementos

Los oligoelementos son metales y metaloides contenidos en todos los organismos vivos (hombres, animales y plantas), a menudo a dosis infinitesimales e indispensables para su buen funcionamiento. El organismo es incapaz de sintetizarlos y debe tomarlos del medio ambiente. Hoy en día se sabe que los oligoelementos participan en la mayoría de los procesos enzimáticos y en los sutiles mecanismos que contribuyen a acelerar las reacciones vitales y a mantener el equilibrio biológico.

  • MANGANESO: relajante, para personas que tienden a tener ansiedad. MANGANESO-COBALTO: relajante, para la persona que también junto la ansiedad tiene estado de ánimo bajo. 
  • MAGNESIO: regulan el sistema nervioso, relajante. 
  • CROMO y ZINC-NÍQUEL-COBALTO: para las personas que la ansiedad les mejora comiendo azúcar o chocolate, es decir, que sufren crisis de hipoglucemia.

Tratamiento con Vitaminas

Vitaminas son unos compuestos orgánicos necesarios en pequeñas cantidades para obtener la energía y el correcto funcionamiento del metabolismo celular, esenciales para el mantenimiento y el crecimiento del organismo. Deben ser suministradas, del todo o en parte, exógenamente, o sea, a través de la alimentación o de complementos dietéticos

  • VITAMINA B1: se utiliza como ansiolítico suave.
  • VITAMINA B3: Es útil en casos de ansiedad e hiperactividad. 
  • VITAMINA B6: es un sedante natural, es necesaria para la formación de Serotonina a partir de Triptófano, que nos relaja por la tarde-noche y nos induce el sueño nocturno cuando se convierte en Melatonina. Es útil también en niños hiperactivos.
  • COLINA: vitamina necesaria para mantener el cerebro y los nervios en buenas condiciones de funcionamiento. Es uno de los mejores tranquilizantes naturales que existen.
  • ÁCIDO FÓLICO: Necesario para la formación de Serotonina que nos aporta serenidad y sosiego al sistema nervioso y nos favorece un sueño nocturno reparador.
  • VITAMINA B12: Participa en la síntesis de Acetilcolina, neurotransmisor básico para el correcto funcionamiento del sistema nervioso parasimpático y por lo tanto indispensable para evitar la ansiedad.

Tratamiento con Fitoterapia

Es la rama de la medicina que emplea las plantas con propiedades terapéuticas para curar determinadas afecciones. Es tan antigua como el hombre, que guiado por el mismo instinto que los gatos o los perros cuando comen hierba para purgarse, sabían diferenciar las plantas comestibles y las que podían aliviar el mal.

  • VALERIANA, PASIFLORA: Antiespasmódicos, sedantes.
  • LAVANDA: Sedante, antiespasmódica, antiséptica.
  • ESPINO BLANCO: Antiespasmódico, sedante, regulador de la presión arterial, vasodilatador coronario.
  • MELISA: Antiespasmódica, sedante, digestiva.
  • AVENA: Sedante, antidepresiva.

Tratamiento con Complementos

La complementación natural se define como el aporte de sustancias naturales complementarias a la dieta con el fin de mantener una buena salud, así como para prevenir o tratar enfermedades.

  • JALEA REAL: revitalizante y reequilibrante neuropsíquico, por lo que es útil tanto en ansiedad como en depresión.
  • GERMEN DE TRIGO: aporta proteínas, ácidos grasos esenciales, vitaminas del Complejo B y minerales.
  • LEVADURA DE CERVEZA: aporta vitaminas del Complejo B, proteínas y minerales.