Abril 2011: Hombre de 37 años conmolestias digestivas y mucha pesadez al terminar de comer desde hace 5 años. Tiene más molestias si come carne, toma café y si come muy rápido.
Con el Test de Kinesiología Holística nos indica que sufre un déficit de enzimas digestivas, cándidas en el intestino delgado y áscaris en el Colon que le favorecen intolerancia a conservantes, hiperpermeabilidad de la mucosa intestinal, malfuncionamiento del intestino delgado, intoxicación por plomo en el hígado, intolerancia alimentaria y está afectado negativamente por una Geopatía.
Los alimentos intolerantes eran lácteos de vaca y oveja, lactosa, trigo, chocolate, carne de cordero y ternera, vinagre de vino y café.
Con un tratamiento con un complejo de enzimas digestivas, un probiótico, Clorella, arándanos azules, un Jarabe antiparasitario, Flores de Bach, evitar la Geopatía y no comer los alimentos intolerantes, a los 12 días de iniciar el tratamiento empezó a realizar mucho mejor las digestiones. Continuó el mismo tratamiento 3 meses más, sin el jarabe antiparasitario, porqué ya había eliminado los áscaris del colon, y pasado este tiempo ya se encontraba prácticamente bien del todo.

Ha vuelto a la consulta 3 años más tarde, manteniéndose sin dolor ni molestias abdominales.

Mejoró mucho y en muy poco tiempo de las molestias digestivas porque tomó un complejo de enzimas digestivas, de las que tenía un déficit, porque se eliminó el plomo del hígado, con lo que mejoró su funcionamiento, y porque no comió los alimentos intolerantes, que los digería parcialmente.

Los áscaris se eliminaron en un solo tratamiento, y le quedaron las cándidas, que son mucho menos agresivas, y por lo tanto dificultan menos la digestión, aunque tengas un exceso de las mismas en el intestino.

Aunque a los 3 meses de tratamiento se encontraba mucho mejor, le aconsejé continuar el tratamiento unos 3 o 4 meses más, a fin de regularizar del todo el funcionamiento de su aparato digestivo.

 

Puedes leer la siguiente experiencia aquí.