Abril 2006: Chica de 17 años que tiene dolores abdominales y vómitos diarios desde el mes de noviembre. Lo sufre de forma irregular desde los 7 años, con mayor intensidad ahora. Meteorismo. Borborigmos. Abombamiento abdominal.

Se despierta por la noche con dolor. Insomnio de media noche por el dolor abdominal y astenia matinal desde enero, con posterioridad a un viaje a Italia, en el que tuvo muchas molestias abdominales durante 7 días, y al volver estuvo ingresada en Urgencias para saber la causa, sin resultado.

Desde febrero muchos picores vaginales y anales, con sangre en las heces y defecaciones caprinas. Estreñimiento. A veces está 5 días sin defecar.

Entre los 6 a 8 años sufrió 3 o 4 veces una infección intestinal por parásitos. En abril de 2004, en un viaje a México, durante 3-4 días tuvo mucha diarrea, malestar intestinal y síntomas de deshidratación. En verano de 2005, durante un viaje a Egipto, tuvo diarrea un día.

Sufre más dolor abdominal cuando come comida basura (pizza, croissants, bollería industrial, etc.).

Siempre ha realizado una dieta suave para evitar los dolores abdominales: Dieta mixta sin leche, verdura hervida, fruta, ensalada, huevos, poca carne, yogures y queso.

A la exploración tenía el colon sigmoideo lleno, duro y dolorido. Y un dolorimiento general de todo el abdomen.

Con el Test de Kinesiología Holística descubrimos que tenía cándidas, lamblias y oxiuros en el Colon, que le favorecían intolerancia alimentaria, debilidad del Timo por toxemia, falta de Sales de Schüssler y estaba afectada por una Geopatía.

Los alimentos intolerantes eran lácteos de vaca, oveja y cabra, trigo, espelta y trigo sarraceno, huevos, frutas dulces, azúcar blanco y edulcorantes, chocolate, cacao y cacahuetes, 7 verduras, carne de cerdo y cordero y vinagre de vino y de manzana.

Las Sales de Schüssler que necesitaba fueron Cobre, Hierro, Manganeso y Zinc.

El tratamiento que siguió fue Levadura de cerveza viva, Vitamina C, Selenio, un Probiótico, Flores de Bach y unas gotas homeopáticas para eliminar las Cándidas y la Geopatía.

Dos meses y medio meses más tarde continuaba con malestar abdominal a la presión, pero sin acidez, en ninguna ocasión sangre en las heces, casi sin picores en el ano y la vagina. Pero 1 mes más tarde ya se encontraba mucho mejor del malestar abdominal y ya no sufría estreñimiento. Únicamente cuando estaba mucho tiempo sin comer tenía dolor en el estómago, por lo que le recomendé ser más regular en las comidas y comer algo a media mañana y a media tarde.

En la visita de setiembre, o sea, después de 5 meses de tratamiento ya no tenía intolerancia alimentaria. A partir de entonces es cuando se encontró casi bien del todo, excepto los días que estaba muy cansada.

En este caso, hemos podido comprobar que la intolerancia alimentaria no sólo produce malestar abdominal, meteorismo y abombamiento abdominal, sino que en algunos pacientes puede producir intenso dolor abdominal, que en el caso de esta chica sufrió durante 7 años.

Seguramente, cuando tenía cándidas o parásitos en el intestino es cuando sufría las crisis de dolor más intensas. Aunque hay que pensar que cuando comía comida basura (pizza, croissants, etc.) fuera de casa también podía ser una de las causas de las crisis de intensos dolores abdominales.

 

Puedes leer la siguiente experiencia aquí.