Abril 1997: Niña de 3 años, con crisis diarreicas con sangre en las heces desde los 6  meses de edad y desde hace 1 año cada 2 semanas tiene una amigdalitis, con ganglios inflamados y bajada de las defensas. Un tratamiento con gammaglobulinas no produjo ninguna mejoría evidente.
Con un tratamiento a base de bacterias probióticas, y desinfectantes intestinales y respiratorios (Cobre, Manganeso-Cobre, Ajo), desaparecieron tanto los síntomas digestivos como respiratorios, y se recuperó totalmente la mucosa intestinal lesionada. Ello nos confirma, una vez más, la relación entre los problemas intestinales, y los problemas respiratorios e inmunológicos.

En esta caso, cuando con el Test de Kinesiología Holística salía que tenía áscaris en el intestino la niña tenía estreñimiento, y en los períodos que tenía oxiuros o cándidas podía haber alternancia de diarrea y estreñimiento, pero con tendencia diarreica.

Cuando la niña no tenía ningún síntoma digestivo no indicaba que estaba totalmente bien el ecosistema intestinal, sino que lo más seguro es que tuviera infecciones subclínicas o latentes por cándidas o parásitos, que favorecían una recaída unos meses más tarde.

En tal caso, en cualquier persona, pero sobre todo en niños, sería muy útil y necesario tomar con cierta regularidad, en especial en otoño e invierno, productos ricos en bacterias intestinales (probióticos) y productos antiinfecciosos y antiinflamatorios y para estimular la inmunidad (Cobre, Manganeso-Cobre, Ajo, Propóleo, Equinacea y Vitamina C).

Si los niños y también los adultos toman con cierta regularidad algunos de estos productos tendrán muy raramente infecciones intestinales y reacciones alérgicas respiratorias o cutáneas.

 

Puedes leer la siguiente experiencia aquí.