Enero 1996: Hombre de 49 años con Colon Irritable desde hacía 9 años.
El último año y medio había sufrido 6 crisis de Diverticulitis, que supusieron varios ingresos hospitalarios con tratamiento con antibióticos.
Tomó probióticos durante 10 meses de forma ininterrumpida, depurativos, alcalinizantes, digestivos y para eliminar toxinas depositadas en los tejidos.
En 5 meses de tratamiento desaparecieron todas las molestias abdominales.

Es un caso parecido al de la chica con colititis ulcerosa, en que las parasitosis y candidiasis intestinales crónicas que había sufrido anteriormente habían alterado la mucosa intestinal de forma directa o a través de las toxinas que producen. Produjeron inflamación de la mucosa intestinal, debilitamiento de la musculatura lisa del colon, la formación de divertículos y más tarde diverticulitis.

Tomó durante 10 meses de forma ininterrumpida probióticos y depurativos para eliminar las toxinas depositadas en la mucosa intestinal y el resultado final fue la curación.

El tratamiento con antibióticos que recibió cada vez que sufría una crisis de diverticulitis lo que hizo es que se cronificaran en el intestino las cándidas y sus toxinas inflamaran ininterrumpidamente la mucosa intestinal.

Los dos siguiente períodos de vacaciones los disfrutó en la India (3 semanas en agosto) y China (todo el mes de agosto), y no tuvo ninguna recaída, ni siquiera diarrea o dolor abdominal algún día. Claro que para ello siguió un tratamiento preventivo tomando todos los días de vacaciones un probiótico y propoleo (desinfectante y estimulante de la inmunidad).

Este tratamiento, o con productos similares, es el que aconsejo a mis pacientes siempre que realizan un viaje a un país con condiciones higiénicas deficientes.

 

Puedes ver la siguiente experiencia aquí.