Abril 1995: Chica de 24 años que tiene una crisis de Colitis Ulcerosa desde hace 1 mes. Se trata con 50 mg diarios de cortisona.
Con desinfectantes intestinales, probióticos y antiparasitarios, al mes pudo dejar la cortisona y a los 2 meses ya no tenía ninguna molestia intestinal. También tomó productos depurativos, hepáticos y reforzantes de la mucosa intestinal.
Nunca más ha tenido ninguna molestia intestinal, a pesar de al principio no confiaba con la efectividad del tratamiento.

Tanto la colitis ulcerosa como el colon irritable, y alguna otra colitis crónica que tienen algunas personas, se produce por un desequilibrio de la flora intestinal por cándidas, virus, bacterias o parásitos. Ellos y sus toxinas agreden la mucosa intestinal hasta producir una inflamación (colon irritable o colitis crónica) y lesiones ulcerosas (colitis ulcerosa).

La kinesiología holística te permite saber cómo se encuentra la microbiota o flora intestinal, que siempre está desequilibrada en estas enfermedades, y descubrir qué microorganismos la han desequilibrado.

Con un tratamiento a base de desinfectantes intestinales, probióticos, depurativos y reforzantes de la mucosa intestinal se cura. Si a partir de entonces se toman 3 o 4 meses al año un complemento que aporte probióticos y algún alimento fermentado todos los días no vuelven a aparecer síntomas, a pesar de que persona pueda sufrir con posterioridad traumas emocionales o periodos de estrés emocional.

Desde el primer día de tratamiento, ni la chica ni su familia confiaban en el tratamiento. A pesar de no existir “fe” en ella ni en su entorno, el tratamiento fue muy efectivo y no tuvo ninguna otra crisis. Ello confirma que existía un desequilibrio de la flora intestinal y el tratamiento que hizo fue suficiente, sin necesidad de que existiera “fe o confianza ciega” con los métodos de tratamiento naturales.

 

Puedes ver la siguiente experiencia aquí.