Marzo 1994: Mujer de 35 años que tenía anemia ferropénica desde hacía 2 años y los últimos 6 meses se encontraba muy cansada. Once años antes había sufrido fiebres reumáticas, neumonía atípica hacía 8 años y seguidamente estuvo 4 años con amenorrea. Los últimos 10 años tuvo resfriados recidivantes desde otoño a primavera. En la actualidad tiene una menstruación muy abundante, de 7 días de duración, con tendencia a tenerla cada 35-40 días.
Se trata de una Anemia crónica de 2 años de duración a causa de menstruaciones muy abundantes y largas, con astenia como único síntoma.
Con un aporte de Hierro orgánico, 20 mg al día, durante un poco más de 2 meses se produjo un aumento significativo del número de Hematíes, la Hemoglobina y la Sideremia, con una mejoría importante de la astenia.

Tenemos que decir que también tomó un producto rico en bacterias probióticas, lo que equilibró la Flora intestinal y mejoró la absorción intestinal, que siempre hay que considerar en caso de carencia de algún nutriente. Ello es fácil de descubrir si realizamos una valoración del estado de salud de una persona con un Test de Kinesiología Holística.

Además, el tratamiento con Aceite de Onagra, Vitamina E, Níquel y Aceite de Girasol le disminuyó bastante su pérdida menstrual y por consiguiente también la pérdida de Hierro. Con el tratamiento el ciclo menstrual se estabilizó en unos 29 días y con una pérdida menor.

En los casos de Anemia ferropénica, el tratamiento para regular la menstruación es necesario para que la mejoría sea lo más rápida posible, pero sin olvidar que tenga lugar una correcta absorción intestinal de Hierro, Vitamina B12, Ácido Fólico y Vitamina C.

 


Puedes ver la siguiente experiencia aquí.