Marzo 1994: Se cura de hernia de hiato un hombre de 34 años que además sufría esofagitis, rinitis crónica y eczema.
El tratamiento fue con desinfectantes intestinales(Ajo, Papaya), probióticos, hepáticos drenadores linfático-intestinales.En 40 días se curó la hernia de hiato con un tratamiento osteopático y el reequilibrio de la flora intestinal.
La primavera siguiente ya no tuvo rinitis ni eczema, que tienen una misma causa: desequilibrio de la flora intestinal toxemia.Hoy en día, con una dieta sana y comiendo habitualmente alimentos fermentados, se encuentra perfecto.

La hernia de hiato es un problema en la unión esófago-gástrica, pero casi siempre está causada por una hiperpresión abdominal, que si la persona no está embarazada o tiene un tumor abdominal o está muy obesa, acostumbra a producirla una candidiasis intestinal crónica.

Solucionado el desequilibrio de la flora intestinal y eliminando las cándidas intestinales, mejorará la digestión de los alimentos. Con ello se soluciona la digestión lenta que le producían fermentaciones y putrefacciones alimentarias, y en consecuencia formación de gases que aumentaban más la hiperpresión abdominal. La consecuencia de todo ello es que el estómago volverá a ocupar su lugar en el abdomen en lugar de subir hacia el tórax, que es lo que le producía la hernia de hiato con el consiguiente reflujo y esofagitis.

Este hombre también sufría rinitis y eczema. Con el tratamiento intestinal se curó el eczema y la rinitis primaveral también, lo que nos indica que los problemas de alergia respiratoria y cutánea tienen un origen intestinal en un gran número de casos.

 

Puedes ver la siguiente experiencia aquí.