Setiembre 1992: Equilibrando la flora intestinal se curó un niño de 4 años que sufría crisis de bronquitis asmática cada mes, que requerían internamiento hospitalario con tratamiento medicamentoso y con oxígeno. 
Le habían diagnosticado asma por alergia a los ácaros
Un cambio importante de DietaProbióticosLevadura de cerveza vivaPropóleoHarpagofito y Vitamina C, junto con Reflexología Podal, fue el tratamiento durante 8 meses.
Una vez curado, nunca más ha sufrido ningún síntoma alérgico respiratorio.

A partir de este caso, para mí el asma alérgica se puede curar. Para ello siempre hay que valorar un desequilibrio de la flora intestinal y tratarla en el caso de que esté desequilibrada.

Para conseguir la curación fue importante realizar una dieta equilibrada, porque hasta entonces seguía una dieta muy desequilibrada, con el abuso de lácteos de vaca, cereales refinados, chocolate y fritos.

En otros casos de asma alérgica uno de los motivos de su mantenimiento y aparición de nuevas crisis es que la persona tiene intolerancia alimentaria, sobre todo a los lácteos de vaca, trigo y azúcares.
En este caso descubrimos que el Harpagofito además de ser un antiinflamatorio articular es antiinflamatorio y antiinfeccioso de las mucosas, o sea, es útil, en función de cada persona, para matar virus, bacterias, hongos y parásitos tanto de la mucosa intestinal, como respiratoria, urinaria, genital y la piel. En historias clínicas posteriores lo he ido corroborando.

 

Puedes ver la siguiente experiencia aquí