Blog - Institut IGEM

Casos clínicos

Cándidas vaginales y mal humor

Historia clínica

Chica de 28 años con candidiasis y tricomoniasis vaginal cuyas molestias se iban repitiendo desde hacía 10 años. Estaba muy triste y enfadada. El primer día que acudió a la consulta estaba enfadada con todo, ya que consideraba que era injusto que a su edad, 28 años, hubiera sufrido candidiasis los últimos 10 años, que le dificultaron y le ocasionaron importantes problemas en sus relaciones sexuales. Las toxinas de las cándidas le fueron alterando su estado emocional, y por eso en la primera consulta su estado de ánimo era muy malo.

Test con Kinesiología Holística

El test indicaba depresión exógena; emociones por integrar; cándidas en el intestino delgado, el colon y la vagina que le alteraban la microbiota intestinal y vaginal; debilidad vaginal por carencia de oligoelementos y vitaminas; déficit de enzimas digestivos.

Suscripción al blog

Tratamiento recomendado

Con anterioridad, ningún tratamiento alopático, homeopático, ni naturista lo había solucionado las molestias, porque no se diagnosticó ni trató su desequilibrio de la microbiota intestinal a causa de una candidiasis intestinal y su importante carencia de oligoelementos y vitaminas.

Iniciamos un tratamiento con probióticos, reforzantes del sistema nervioso (jalea real, cobalto, levadura de cerveza, germen de trigo), desinfectantes, vitaminas y flores de Bach, y en 6 meses desaparecieron las cándidas tanto de la vagina como del intestino. Transcurridos 7 meses desde la primera consulta un análisis de flujo vaginal no detectó en el mismo ni cándidas ni tricomonas, que confirmó la veracidad del diagnóstico con kinesiología holística y la efectividad con complementos naturales.

Cuatro años más tarde no había sufrido ninguna candidiasis a pesar de haber estado embarazada. Comentaba que se encontraba mejor que nunca y volvió a la consulta para hacerse una revisión con kinesiología holística porque quería quedar de nuevo embarazada.

Conclusiones

Este caso me confirmó que aunque exista una candidiasis vaginal muy importante y mantenida desde hace mucho tiempo, con probióticos y desinfectantes intestinales y vaginales se cura.

El tratamiento le cambió completamente el funcionamiento de su aparato intestinal, genital y nervioso, como ella confirmó unos años más tarde.

Al seguir el tratamiento y dejar de tener molestias vaginales, el humor y su estado de ánimo cambió completamente. En este caso, como en muchos otros casos, había una clara influencia somato-psíquica, es decir, el malestar vaginal durante 10 años seguidos le cambió el humor y el estado de ánimo. Y además la alteración del funcionamiento intestinal (segundo cerebro) por las cándidas y la microbiota intestinal alterada le influyó negativamente sobre el primer cerebro (base de las emociones).

Cándidas vaginales y mal humor | Contenidos relacionados