Blog - Institut IGEM

Artículos

Metales pesados con kinesiología holística

La intoxicación por metales pesados es un problema cada día más común. Con un análisis de orina o de sangre no se detecta, a menos que esté en un estado transitorio, y si están depositados en algún lugar del cuerpo no hay rastro de ellos. Los metales pesados son el 80% de la toxemia del cuerpo humano,  y se acumulan en los tejidos y órganos del cuerpo ricos en células de grasa, como en el panículo adiposo, huesos, cerebro, hígado, riñones, tiroides y otros. Producen radicales libres, que causan daños celulares y dan lugar a deficiencias de vitaminas, minerales, oligoelementos y fitonutrientes; desequilibrio del sistema inmunitario; trastornos endocrinos y degeneración del sistema nervioso.

Existe una gran variedad de fuentes de metales pesados. El contacto con una o varias de estas fuentes provocará la acumulación de estos metales pesados en nuestro cuerpo. Algunos ejemplos son los siguientes:

  • Materiales de ortodoncia, sobre todo amalgamas dentales (mercurio)
  • Incineración de basura (arsénico, plomo, cadmio, mercurio, cromo)
  • Tubos de escape de automóviles (plomo, cadmio, paladio, platino)
  • Quema de carbón (arsénico, cadmio, mercurio)
  • Cigarrillos (plomo, cadmio, cobre)
  • Conservantes (níquel)
  • Pesticidas, herbicidas (arsénico, cobre, mercurio)
  • Productos alimenticios: por ejemplo: pescado, mariscos, vísceras (mercurio, arsénico)
  • Agua potable, conservas (arsénico, mercurio, cadmio, cobre, manganeso, estaño)
  • Plásticos (cadmio)
  • Joyas (níquel, platino)
  • Productos para el cuerpo incluyendo desodorantes, maquillaje (cadmio, níquel)
  • Utensilios de cocina (níquel, aluminio, cobre, cobre, plomo)
  • Cuero (cromo)
  • Materiales de construcción y los colores
  • Semillas (tratadas con mercurio)

El cuerpo absorbe los metales pesados a través de la piel o de las mucosas. La piel tiene unos 2 m2 y las mucosas unos 500 m2. Tenemos mucosa en la boca, en los intestinos, en la nariz y en los pulmones. Su eliminación o transporte rápido es a través de la sangre, del intestino, el hígado y los riñones. Por lo general, se eliminan por la orina.

¿Qué ocurre cuando acumulamos los metales pesados en nuestro cuerpo? Cada uno de ellos tiene una gran variedad de síntomas, afectando los distintos sistemas del ser humano. Hablaremos en más profundidad del metal pesado más frecuente entre la población actual: el mercurio.

Los diferentes síntomas que puede causar el mercurio son:

  • En el sistema nervioso central: irritabilidad, nerviosismo, indecisión, pérdida de memoria, insomnio, depresión, etc.
  • En la boca, oídos y ojos: sangrado de encías, mal aliento, sabor metálico en la boca, úlceras, zumbidos en los oídos, visión reducida, etc.
  • En el sistema gastrointestinal: diarrea o estreñimiento crónicos, colitis, diverticulitis, etc.
  • En el sistema cardiovascular: ritmo cardíaco o presión sanguínea anormal, nivel alto de triglicéridos o de colesterol sin causa aparente, etc.
  • En el sistema inmunológico: infecciones repetidas (virales, fúngicas, cándidas, etc.), desórdenes autoinmunes (lupus, esclerosis múltiple, hipotiroidismo, etc.).
  • Efectos sistémicos: dolores de cabeza crónicos, alergias, trastornos de tiroides, transpiración excesiva, anemia sin causa, fatiga general, pérdida de peso, pérdida de apetito, etc.

Como podéis ver, se trata de síntomas que pueden llegar a ser graves y verdaderos obstáculos en nuestro día a día. Por eso mismo creemos que es muy importante para nuestra salud saber si tenemos metales pesados en nuestro cuerpo y eliminarlos: de esta manera podremos reestablecer nuestro equilibrio y acabar con diferentes síntomas aparentemente inconexos, de los que no sabíamos la causa.

Gracias a la Kinesiología Holística podemos saber mediante un test si la persona tiene algún metal pesado en el cuerpo y además podemos determinar exactamente dónde se localiza.

Para testarlo disponemos de unos testigos de metales pesados con una disolución homeopática a la 12DH. Estos testigos los ponemos encima del cuerpo y si hay una respuesta muscular, es decir, si el cuerpo se estresa y hay un AR (Arm Reflex), indica que la persona tiene metales pesados. Seguidamente testamos los metales pesados uno por uno, para saber cuál es el que la persona tiene almacenado en el cuerpo. Puede ser que tenga más de uno.

Cuando ya sabemos qué metal o metales tiene nuestro paciente, miramos dónde está. Buscamos en qué parte del cuerpo (rico en grasa) está: puede ser en el cerebro, hígado, riñones, tiroides, huesos…

El tratamiento de eliminación del metal pesado más efectivo es la chlorela. Es una alga con unas propiedades maravillosas que es capaz de arrastrar el metal pesado depositado. Es importante tomarla en dosis altas, para imposibilitar la reabsorción del metal pesado al cuerpo. La dosis también la miraremos con Kinesiología Holística, pues cada persona necesita una dosis determinada. Además se tendrá que testar si las vías de eliminación de nuestro paciente funcionan correctamente, es decir, tendremos que testar los principales órganos drenadores del cuerpo humano: el hígado, el riñón y el sistema linfático.

Recapitulando, la intoxicación por metales pesados es preocupante ya que, como hemos dicho, tiene un gran abanico de síntomas, muchas veces diagnosticados pero sin causa clara. Cada vez hay más contaminación de toda clase en nuestro entorno, que implica altos niveles de exposición a metales pesados. Es por eso que consideramos que es un tema muy importante para la salud, del que todos deberíamos estar bien informados y tomar medidas al respecto.

Suscripción al blog

Metales pesados con kinesiología holística | Contenidos relacionados