Blog - Institut IGEM

Artículos

Las espinacas y sus propiedades

Gracias a Popeye las espinacas se han hecho famosas. Todos recordamos a Popeye teniendo una fuerza sobrenatural para salvar a Olivia de Brutus después de comer una lata de espinacas. En los años 30, se utilizó este personaje para hacer campaña contra la anemia ya que se creía que las espinacas eran muy ricas en hierro. ¿Qué sabemos hoy en día?

Hoy en día, sabemos que la creencia del hierro en las espinacas fue un error de transcripción que se descubrió más tarde. En los años 70, al traducir el estudio científico alemán de E. Von Wolf se colocó una coma mal en los decimales y se multiplicó su contenido en hierro por 10. Esto no hace que las espinacas pierdan su valor nutritivo, gracias a las investigaciones se ha visto que las espinacas son posiblemente la verdura más nutritiva de cuantas se conocen gracias a su contenido en proteínas, vitaminas, minerales y oligoelementos, de hecho, podemos considerarlo un alimento-medicamento.

Las espinacas contienen 4,1 mg. de hierro/100 gr., proporción parecida a la carne. Aunque el hierro de origen vegetal se absorbe con mayor dificultad que el de procedencia animal, gracias a la presencia de vitamina C en las espinacas (igualando a los limones y naranjas) favorece notablemente la asimilación de este mineral. Una buena manera de tomar las espinacas en caso de anemia, es en un jugo fresco.

Su contenido en proteínas (2,5%) es cuantitativamente pequeño, pero a su vez de gran valor nutritivo ya que nos aporta un tipo de aminoácidos esenciales (Lisina y Triptófano) que son difíciles de obtener en otros alimentos y en las espinacas hay la proporción perfecta para la alimentación humana. El triptófano se transforma en serotonina en el cerebro, éste es un neurotransmisor con propiedades antidepresivas, que a su vez se transforma en la glándula pineal en melatonina, que nos ayuda a dormir mejor. Por ello, podemos afirmar que comer espinacas puede ayudarnos a dormir mejor y a tener un buen estado de ánimo.

Además son muy ricas en minerales como potasio, calcio, magnesio, sodio, azufre, yodo y cromo por lo que también son muy recomendables para los que padecen reumatismo, gota, artrosis y osteoporosis.

Una curiosidad en las espinacas es que existen diferencias entre las hojas tiernas y las hojas más grandes y viejas. Mientras las primeras contienen más aminoácidos esenciales, las segundas aportan mayor cantidad de aminoácidos y por lo tanto son más ricas en proteínas. Por esta razón, se deben tomar tanto las hojas jóvenes y tiernas como las viejas aprovechando así al máximo su abanico de aporte proteico.

La espinaca contiene también secretina, que en combinación con la saponina, ejerce un efecto de aceleración y aumento de la secreción en el hígado, la vesícula biliar, el páncreas, el estómago y el intestino. Esto significa que son de fácil digestión por su riqueza en enzimas nutritivas, clorofila y fibra favoreciendo la digestión y regulado el tránsito intestinal en las personas estreñidas. Las personas con tendencia a formar piedras en los riñones no deberían comer demasiada cantidad ni con excesiva frecuencia, por su aporte de oxalatos.

La mácula es una pequeña mancha amarillenta de unos 2 mm de diámetro que se encuentra en el centro de la retina, y que corresponde a la zona de mayor agudeza visual. La degeneración de esta zona es la principal causa de ceguera en la tercera edad. Un estudio hecho por el hospital de la Universidad de Harvard, ha puesto de manifiesto que las personas de 55 a 80 años de edad que consumen espinacas de forma habitual, presentan un riesgo mucho menor de padecer pérdida de agudeza visual debida a degeneración macular. El efecto protector de las espinacas sobre la retina, por el aporte de los carotenos luteína y zeaxantina, es superior incluso al que se obtiene con el consumo de zanahorias, que también son muy ricas en carotenos.

Otra propiedad de las espinacas es que contienen ácido fólico y tomarlas durante el embarazo previene ciertas malformaciones nerviosas en el feto. Y gracias a su riqueza vitamínica y mineral, así como en Lisina, la espinaca constituye una verdura muy recomendable para todos los deportistas, niños y adolescentes en fases de crecimiento.

Quieres tener más energía, dormir mejor, estar de buen humor, cuidar tu sistema osteoarticular, tener una buena digestión y un buen tránsito intestinal, conservar una buena agudeza visual, mantener el nivel de colesterol y crecer saludablemente, pues puedes coger el ejemplo de Popeye y alimentarte con una de las verduras más saludables que existen. Hay muchas maneras para preparar las espinacas, se pueden comer tanto crudas como cocidas. En el apartado recetas os enseñamos como cocinar unas croquetas de garbanzos y espinacas sin gluten, ni lácteos y cocidas al horno, ¡están buenísimas!

Suscripción al blog

Las espinacas y sus propiedades | Contenidos relacionados