Blog - Institut IGEM

Artículos

Walnut: la flor del cambio

Sábado 23 de junio: la “Revetlla de Sant Joan”. Es una noche mágica, la noche más corta del año. Una noche donde el fuego, los petardos y los fuegos artificiales tienen mucha importancia, por ello los rituales son diversos y muchos con el fuego de protagonista. El fuego es símbolo de regeneración y limpieza.

Has leído que esa noche es un momento ideal para dejar atrás lo viejo y dejar entrar lo nuevo, es decir, un momento ideal para hacer un cambio en tu vida. Este cambio tiene un gran abanico de posibilidades, puede ser tanto de ropa, como de hábitos alimentarios, de comportamiento delante de las personas, rutinas deportivas, emociones atrapadas o adquirir nuevos hábitos en general. En resumen, poder dejar atrás todo lo que en ese momento tienes en tu vida que no te hace ser feliz.

Por ello, ese día hiciste una lista de las cosas que querrías cambiar e hiciste el ritual quemando el papel. Y hoy, ya han pasado 5 días y aun no lo has conseguido. No puedes dejar atrás, hay algo que te lo impide. Te cuesta mucho hacer el cambio y además te sientes frustrada por no conseguirlo.

¿Te identificas? Después de intentar cambiar algo, te cuesta mucho y lo pospones cada vez que lo piensas. Si es así, te aconsejo que pruebes con la flor de Bach: Walnut. Esta flor te ayudará a realizar el cambio sin dejarte influenciar por los demás y verás cómo todo fluye con menos esfuerzo. Walnut, juglans regia en latín y nogal en castellano. Es una esencia floral extraída de un árbol caducifolio que llega a los 25 m de altura con un tronco que puede superar los 2 m de diámetro.

Walnut, como flor tipológica, se identifica con personas que tienen ideales y ambiciones bien definidos en la vida y los llevan a cabo, pero que en algunas ocasiones se ven tentados a apartarse de sus propias ideas, propósitos y trabajo llevados por el entusiasmo, las convicciones o las sólidas opiniones de los demás. Se plantean y desean el cambio pero les cuesta acabar de dar el salto. Pesa fuertemente lo que puedan pensar los demás, la familia, los amigos, lo que socialmente se espera o se supone que se debe hacer. No es necesario que nadie verbalice nada, sus voces internas son suficientes para impedir el salto. Quieren romper con su situación actual pero les cuesta.

Walnut ayuda a cortar con los hábitos y dependencias como podrían ser adicciones como las drogas, el tabaco, el alcohol o la comida. Ayuda también en todas las etapas de transición: adolescencia, menopausia, divorcio, traslado de país, embarazo, nacimiento, nuevo empleo, etc. para adaptarse al nuevo cambio. Está indicada para todos aquellos que tienen que decidirse a dar un paso adelante, romper con convenciones obsoletas, dejar atrás viejos límites y restricciones y empezar desde cero. Bach lo llamaba el “rompe hechizos”. Esta flor de Bach también sirve cuando ya has hecho el cambio en tu vida y ahora te sientes incómodo, raro o desajustados. Te siente frustrado si no logras realizar lo que habías decidido.

 

Una frase típica de un estado Walnut es: “Quiero cambiar mi vida por completo pero me convencen y no lo hago. Estoy muy frustrado”

 

Si por circunstancias de la vida estás en este estado, te animo a probar esta flor de Bach. Te ayudará a afrontar lo nuevo, abiertamente y sin inhibiciones. Te dará protección y constancia frente a las influencias externas. Te ayudará a realizar el cambio, ayudándote a deshacerte de lo viejo y obsoleto, dando paso a lo nuevo y actual.

Suscripción al blog

Walnut: la flor del cambio | Contenidos relacionados